Exasesor de Trump presenta plan para una guerra económica total contra China

por Nick Beams
29 mayo 2019

Steve Bannon, el ex estratega en jefe del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha proporcionado una indicación reveladora de la ferocidad de la campaña anti-China en secciones de la Administración, emitiendo un llamamiento para que la firma china de telecomunicaciones, Huawei, sea expulsada de Estados Unidos y Europa y para que las empresas chinas sean excluidas de los mercados de capitales de Estados Unidos.

El llamado se realizó en una entrevista con el South China Morning Post a raíz de la orden ejecutiva de Trump contra Huawei que impidió las ventas en EUA y la decisión del Departamento de Comercio de colocarla en una lista negra, cortando los suministros de componentes vitales de los EUA.

Bannon, quien defiende una guerra económica contra China, dijo que Huawei constituía un "problema de seguridad masivo para Occidente".

“La orden ejecutiva es diez veces más importante que alejarse del acuerdo comercial. [Huawei] es una amenaza importante para la seguridad nacional, no solo para los Estados Unidos sino también para el resto del mundo. Vamos a tumbarla".

Tras subrayar su ataque a Huawei, Bannon se refirió a la decisión de Trump el año pasado de levantar sanciones similares para ZTE, otro fabricante chino de telecomunicaciones.

"Durante la etapa inicial de las negociaciones comerciales, [Trump] otorgó una exención para ZTE, lo que creo que fue un error", dijo Bannon.

Bannon, quien fue un asesor cercano de Trump durante su campaña electoral, antes de una pelea con el presidente en agosto de 2017, dijo que aún "habla con funcionarios de alto rango en la Casa Blanca todos los días sobre China".

Los "funcionarios superiores" probablemente incluyen a Peter Navarro, director de política comercial y de manufactura en la Casa Blanca, quien ha denunciado el plan "Hecho en China 2025" de Beijing para mejorar su desarrollo industrial y tecnológico como "una etiqueta para la estrategia china de dominio en las industrias del futuro ".

En su entrevista, Bannon no limitó su ataque contra China en Huawei. Pidió que todas las empresas chinas sean excluidas de los mercados de capital estadounidenses.

"El siguiente paso que hacemos es cortar todas las OPI (Ofertas Públicas Iniciales), desconectar todos los fondos de pensiones y compañías de seguros en los Estados Unidos que proporcionan capital al Partido Comunista Chino", dijo.

Invocando la retórica populista, característica de figuras fascistas en el pasado, Bannon criticó a los "corporativistas" de Wall Street que habían estado trabajando con las élites gobernantes de China para preservar un "sistema injusto" que perjudicaba los intereses de los trabajadores estadounidenses.

Bannon es un miembro fundador del recientemente reconstituido Comité sobre el Peligro Presente, integrado por exasesores de la Casa Blanca y funcionarios del Gobierno, un grupo creado por primera vez en la Guerra Fría, dirigido contra la Unión Soviética y revivido el 25 de marzo para atacar a China.

Al anunciar su reforma, el comité dijo: "Al igual que con la Unión Soviética en el pasado, la China comunista representa una amenaza existencial e ideológica para los Estados Unidos y para la idea de libertad, una que requiere un nuevo consenso estadounidense con respecto a las políticas y prioridades requeridas. Para derrotar esta amenaza".

Al desarrollar estos temas en su entrevista al South China Morning Post, Bannon dijo que la relación de Estados Unidos con China sería un tema central en la elección presidencial de Estados Unidos en 2020.

“La persona que será elegida en 2020 será Donald Trump, pero si no lo es, la persona que gane la elección, sea demócrata o no, será un halcón tan grande o más grande que Donald Trump.

"Trump es el presidente de Estados Unidos exactamente por la razón de China. Ganó la presidencia a partir de una cosa: el enfoque en el cinturón de óxido. En la campaña de 2020, el tema central será la relación económica de Estados Unidos con China. Los demócratas son tan duros con esto como los republicanos".

Si bien ya no está en el entorno de Trump, las opiniones de Bannon sobre China son solo una versión extrema de la posición común de las secciones clave de los partidos Republicano y Demócrata, así como los aparatos militares y de inteligencia que han calificado a China como un "competidor estratégico".

La opinión predominante en estos círculos es que el desarrollo económico y tecnológico de China constituye una amenaza existencial tanto para el dominio económico como el militar de los EUA y debe evitarse por todos los medios necesarios.

Y esta posición ahora se ha convertido en dominante, como lo demuestran las negociaciones comerciales durante el año pasado.

Inmediatamente después de la emisión de una serie de demandas contra China en mayo pasado, se llevaron a cabo conversaciones en Washington en las que se acordó que China asumirá un compromiso para aumentar sus importaciones desde EUA y que se realizarían más negociaciones para resolver los detalles. El papel principal en el lado estadounidense fue desempeñado por el secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

Pero hubo oposición al foco en el aumento de las exportaciones estadounidenses entre secciones clave de la Administración. Como comentó en su momento el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, si bien el tema del aumento de las exportaciones estadounidenses era importante, los temas mucho más importantes fueron las transferencias de tecnología y la protección de "nuestra innovación", y que un "cambio estructural real" en la economía china era necesario.

La posición de Lighthizer prevaleció, y en unos días el trato inicial fue anulado por Trump. La atención se desvió del desequilibrio comercial, en el que la parte china había acordado actuar, a la cuestión del "cambio estructural", es decir, la supresión del desarrollo económico y tecnológico de China.

Después de innumerables horas de negociaciones y la presentación de los proyectos de texto entre Washington y Beijing, las negociaciones comerciales fueron esencialmente anuladas por los Estados Unidos. Insistió en que los cambios que exigía debían incluirse en la ley china y que no eliminaría los aranceles al firmar el acuerdo. Sino que se levantarían progresivamente si considera que China estaba actuando de conformidad con el acuerdo como parte de un "mecanismo de cumplimiento".

La oposición de China a los Estados Unidos exige que, en esencia, asuma una posición completamente subordinada y acepte una nueva versión de los "tratados desiguales" que se le impusieron en el siglo XIX y principios del XX, lo que condujo a la decisión de Trump el 5 de mayo de imponer mayores aranceles sobre los productos que ya están sujetos a impuestos y que se impondrían nuevos aranceles a los productos Chinos restantes.

Esto ha sido seguido con la orden ejecutiva contra Huawei y su colocación en la lista negra del Departamento de Comercio de EUA.

Si bien el curso futuro de los acontecimientos podría no seguir exactamente el escenario presentado por Bannon, sus comentarios en la entrevista al South China Morning Post indican el abordaje cada vez más beligerante que asumirá la Administración de Trump.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de mayo de 2019)