Chelsea Manning encarcelada por negarse a declarar contra WikiLeaks

por Patrick Martin
11 marzo 2019

Un juez federal ordenó que Chelsea Manning fuera a prisión el viernes por la mañana por un período de tiempo indefinido, después de que la exsoldado, encarcelada durante siete años por proporcionar información a WikiLeaks que expone crímenes de guerra por Estados Unidos en Irak y Afganistán, se negara con razón de responder a cualquier pregunta delante de un gran jurado secreto que está investigando la organización de medios y su fundador Julian Assange.

"El Partido Socialista por la Igualdad condena inequívocamente la persecución vengativa y criminal del gobierno de Estados Unidos contra Chelsea Manning", dijo Joseph Kishore, secretario nacional del Partido Socialista por la Igualdad (SEP, siglas en inglés) en los Estados Unidos.

“Chelsea sufrió aislamiento, abuso y tortura, y más de seis años de prisión por permitir que la población estadounidense y mundial supiera la verdad. Ayer, una vez más se atuvo a principio democrático fundamental y se negó a ayudar a la administración de Trump en su venganza para incriminar falsamente a WikiLeaks y Julian Assange. Ella es una figura heroica y debe ser defendida.

"La gente trabajadora de todo el mundo nunca olvidará la valiente exposición de Chelsea, con un vasto costo personal, de los crímenes del imperialismo estadounidense. En medio de una creciente ola de huelgas globales, el Partido Socialista por la Igualdad hará todo lo que pueda hacer para movilizar a la clase trabajadora para defender a Chelsea, y liberar a Julian Assange y a todos los demás prisioneros de guerra de clase".

Los Partidos Socialistas por la Igualdad en el Reino Unido y Australia están participando en mítines el domingo 10 de marzo frente a la embajada ecuatoriana de Londres y en la Biblioteca Estatal de Melbourne, convocados el mes pasado para oponerse a la continua condena de Julian Assange en la embajada de Londres y exigimos al gobierno australiano que intervenga de su parte y obtenga su liberación de Gran Bretaña con el derecho de regresar a Australia. Las manifestaciones exigirán la liberación inmediata de Manning como inseparable de la lucha para liberar a Assange.

James Cogan, secretario nacional del SEP en Australia, emitió el siguiente comunicado el viernes:

"El encarcelamiento de Chelsea Manning por parte de la administración Trump por negarse a dar falsos testimonios contra WikiLeaks y Julian Assange es un escándalo. Ella ha sufrido más que suficiente por su valor y su servicio por la verdad. La democracia estadounidense rueda por el desagüe y está descendiendo rápidamente hacia el alcantarillado de la dictadura.

"La clase obrera en todas partes debe acudir en defensa del Chelsea y asumir la demanda de la liberación inmediata de Assange y de todos los prisioneros de guerra de clase perseguidos. El SEP en Australia redoblará nuestro esfuerzo para asegurar el regreso inmediato de Julian a este país con total protección. Y nos uniremos a toda la acción internacional para luchar por la restauración inmediata de la libertad de Chelsea Manning ".

La breve audiencia ante el juez Claude M. Hilton fue la única parte de los procedimientos judiciales relacionados con Manning que estuvo abierto al público. Hilton rechazó el argumento por los abogados de Manning de que limitando la a arresto en su domicilio serviría mejor para sus necesidades médicas. Ella ha recibido una cirugía de reasignación de género y requiere atención médica compleja. Hilton dijo que el Servicio de Marshals de EE. UU. brindaría la atención adecuada.

"Te he encontrado en desacato", declaró Hilton, ordenándole a Manning ir a la cárcel de inmediato. El encarcelamiento en una instalación federal en Alexandria, Virginia, continuaría en tiempo indefinido, dijo, "ya sea hasta que usted se purgar [acuerde testificar] o el final de la vida del gran jurado".

El gran jurado ha sido designado para presentar cargos de espionaje y conspiración contra Julian Assange y WikiLeaks. Manning reveló que las preguntas a las que se había negado a responder el jueves se referían a su interacción con la organización, que recibe los documentos entregados de forma anónima y evita conocer la identidad de los contribuyentes para no socavar su seguridad.

Manning proporcionó a WikiLeaks más de 500,000 documentos que ella copió de los archivos militares y del gobierno mientras se desempeñaba como analista de inteligencia en Irak durante la ocupación militar de los Estados Unidos en 2009. El material mostró numerosos crímenes de guerra tanto en Irak como en Afganistán, incluyendo el notorio video del cámara del arma en un helicóptero estadounidense de combate derribando civiles iraquíes desarmados, incluyendo dos reporteros de Reuters, publicados después por WikiLeaks con el título "Asesinato colateral".

Manning fue arrestada en 2010, declarada culpable en un juicio de 2013 y condenada a 35 años de prisión, cumpliendo un total de siete años antes de que su sentencia fuera conmutada por el presidente Barack Obama tres días antes de dejar el cargo.

Los fiscales federales citaron a Manning para que declare ante el gran jurado y le dieron inmunidad por su testimonio, con la esperanza de usarlo contra Assange y WikiLeaks. Pero Manning se ha negado por principio a colaborar con el gran jurado secreto. Respondió a cada una de las preguntas que se la hicieron invocando sus derechos en virtud de las enmiendas Primeras, Cuartas y Sextas de la Constitución de los Estados Unidos.

"Todas las preguntas importantes se referían a mis divulgaciones de información al público en 2010, respuestas que proporcioné en un extenso testimonio, durante mi corte marcial en 2013", dijo.

Una declaración emitida por Manning después de ser enviada a prisión dice:

“No cumpliré con esto, ni con ningún otro gran jurado. Al encarcelarme por mi negativa a responder preguntas, solo me somete a un castigo adicional por mis repetidas objeciones éticas al sistema del gran jurado.

“Las preguntas del gran jurado se referían a revelaciones de hace nueve años, y tuvieron lugar seis años después de un caso de análisis forense informático en profundidad, en el que testifiqué durante casi un día completo sobre estos eventos. Mantengo mi anterior testimonio público ".

La declaración concluye con la valiente declaración de Manning de que ella "no participará en un proceso secreto al que negaré moralmente, particularmente uno que históricamente ha sido utilizado para atrapar y perseguir a los activistas por un discurso político protegido".

La abogada de Manning, Moira Meltzer-Cohen, dijo al World Socialist Web Site después de la decisión: “Las acciones de Chelsea hablan por sí mismas. Ella es una persona de tremendo honor y valor, y esta última lucha es simplemente la más reciente en una larga serie de posiciones de principios que ha tomado".

Cuando se le preguntó si estaba preocupada por las condiciones que enfrentará Chelsea en la cárcel, Meltzer-Cohen dijo que el gobierno ha asegurado que sus necesidades de salud serán atendidas, pero que "todos debemos estar atentos a que esas garantías se cumplan”.

Los abogados de Manning dijeron que esperaban presentar una apelación de la orden por Hilton para encarcelar a Chelsea, citando en particular el hecho de que el encarcelamiento por negarse a testificar solo puede ser coercitivo, no punitivo. En otras palabras, si pueden demostrar que Manning nunca aceptará declarar, no importa cuánto tiempo esté encarcelada, el tribunal no puede simplemente mantenerla en la cárcel para castigarla por su silencio.

El encarcelamiento de Chelsea Manning es un ataque particularmente escandaloso contra los derechos democráticos, llevado a cabo por un juez federal que es sinónimo de prejuicios reaccionarios a favor del gobierno, la policía y el empleador, y un colaborador de larga data con el estado de seguridad nacional.

Hilton fue uno de los pocos jueces federales seleccionados por el presidente de la Corte Suprema William Rehnquist para servir en el tribunal de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), el panel judicial especial establecido para secretamente estampar solicitudes de autorizaciones de espionaje para el FBI, CIA, NSA y otras agencias de inteligencia. El tribunal es notorio por aprobar el 99.9 por ciento de tales solicitudes. Hilton estuvo en el panel desde el 2000 hasta el 2007, durante el período en que la administración Bush estableció campamentos secretos de tortura de la CIA y aumentó enormemente el espionaje de la NSA a las telecomunicaciones e internet.

Designado a la magistratura por Ronald Reagan en 1985, Hilton demostró su valor al aparato de inteligencia militar al comienzo de su carrera, con una decisión de 1989 que absuelto al agente de la CIA Joseph Fernández, acusado de cuatro cargos criminales en el caso Irán-Contra, después de que la CIA se negó a entregar los documentos requeridos para el procesamiento del caso. En efecto, el aparato de inteligencia garantizó la impunidad de sus propias operaciones criminales al negarse a cooperar con la investigación del abogado especial Lawrence Walsh, un procedimiento legal aprobado por el juez Hilton.

De acuerdo con el sitio web "The Robing Room", que permite a los abogados y litigantes que comparecen ante los jueces federales evaluar su comportamiento, conocimiento legal y parcialidad, Hilton incorpora de manera rutinaria escritos legales de la fiscalía y del gobierno en sus "opiniones" legales, casi nunca autoriza a favor de individuos que denuncian a sus empleadores, a la policía o al gobierno, y con frecuencia duermen a través de argumentos orales de abogados defensores.

Un abogado, que publicó en el sitio, llamó a Hilton, “El juez más perjudicador con respecto a los ciudadanos de los Estados Unidos con ingresos promediados y por debajo del promedio que he observado. ¡Este juez no tiene ningún sentido de la búsqueda de la Verdad y la Justicia y claramente evita cualquier búsqueda razonable de la Verdad y la Justicia, especialmente si una gran empresa o el gobierno federal es el acusado!"

El SEP en los Estados Unidos y su movimiento juvenil, los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social, anunciará una serie de reuniones y manifestaciones para exigir la liberación inmediata de Chelsea Manning. El World Socialist Web Site exhorta a todos sus lectores y simpatizantes a unirse a nuestra lista de correo para recibir anuncios de reuniones y actualizaciones sobre la campaña para liberar a Chelsea.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de marzo de 2019)