Estudiantes y maestros indignados a medida que

La junta escolar de Oakland, California, aprueba un recorte presupuestario devastador tras la traición del sindicato

por Evan Blake y Gabriel Black
6 marzo 2019

La junta escolar de Oakland, California, votó el lunes la aprobación de un recorte más de $22 millones de los fondos de las escuelas de esta enormemente empobrecida comunidad de la clase obrera. La votación se realizó menos de 24 horas después que la Asociación de Educación de Oakland (OEA, por sus siglas en inglés) coaccionó mediante un acuerdo que traicionaba los trabajadores y canceló la huelga de 3,300 maestros que llevaba siete días.

La aprobación de estos devastadores recortes expone aún más las mentiras de los burócratas sindicales y sus apologistas que calificaron el acuerdo de la OEA como una “victoria histórica” para los maestros y la educación pública. Típico fue el artículo de los Socialistas Demócratas de América (DSA) que respaldó la publicación de Jacobin, titulada “Por qué los Maestros en huelga de Oakland ganaron”, aún cuando los estudiantes, maestros y padres expresan su indignación por la infame traición.

Aunque los maestros salieron para luchar por mejoras salariales y las condiciones de las escuelas y el financiamiento escolar, la OEA abandonó específicamente cualquier demanda para evitar el cierre de escuelas, reducir los recortes o aumentar la dotación de personal para aliviar los sobrecargados enfermeros y otro personal de apoyo crítico. El acuerdo solo redujo el tamaño de la clase por el mínimo de 1 estudiante, mientras que proporcionó un aumento salarial del 11 por ciento durante cuatro años, lo cual ni siquiera se mantiene al día con la inflación del area de la Bahía de San Francisco. El presidente de la OEA, Keith Brown, admitió que el aumento salarial dependía de los $22 millones en recortes en un podrido acuerdo quid pro quo que deliberadamente enfrenta a los maestros contra los mismos estudiantes que sirven.

Si bien aún no se han publicado los detalles exactos de los recortes, la agenda de la reunión de la junta escolar incluyó propuestas para recortar $1.1 millones de dólares para servicios de estudiantes discapacitados, sin hogar y acogidos por familias; $800,000 para música; $3.6 millones para programas de justicia restaurativa dirigidos a detener el “conducto de la escuela a la prisión”; $1.3 millones de nutrición estudiantil deficiente y $ 2.9 millones de preparación universitaria.

Hubo una enorme oposición al acuerdo por parte de los maestros: cientos de personas que se alinearon en la reunión masiva del domingo para denunciar al comité de negociación. Brown y otros funcionarios del sindicato declararon que no había más dinero y que si se rechazaba el acuerdo, el sindicato no volvería con nada mejor.

El sindicato retuvo los beneficios de huelga con el fin de aumentar la presión económica sobre los maestros, y luego de darles 24 horas para estudiar y discutir el trato e intimidarlos en la reunión, la OEA afirmó que el acuerdo tentativo (TA) se aprobó por un margen de 58–42 por ciento. El sindicato también prohibió a los maestros que se oponen a la directiva, supervisar el conteo de las papeletas.

Con casi un tercio de los maestros que se abstuvieron de votar en indignación, esto significa, incluso por el dudoso recuento de votos del sindicato, que menos de la mitad de los maestros de Oakland votaron para ratificar esta supuesta “victoria histórica”.

La indignación popular contra los recortes escolares se expresó el lunes por la mañana cuando más de doscientos maestros y estudiantes de todo el distrito participaron en una “ausencia por enfermedad” para protestar por la reprogramación de la reunión de la junta escolar del Distrito Escolar Unificado de Oakland (OUSD).

Christie, junior en Life Academy, que está programada para fusionarse con United for Success bajo el “Plan de toda la ciudad de la comunidad de escuelas de OUSD”, caracterizó el abandono de la demanda de la OEA de detener el cierre de escuelas como “una traición”. “Los estudiantes fueron traicionados. Si cierras las escuelas en esas comunidades, ¿a dónde irán esas personas? Es muy triste.”

La publicación de la OEA en Instagram que anunciaba la ratificación estaba dominada por cientos de comentarios hostiles de los estudiantes. @Jora.Ryan, un estudiante de OUSD, publicó: “No sé qué parte de esto es una GRAN victoria”. Señalando la “ira que actualmente se dirige a la OEA”, el estudiante agregó: “Nos falló. Retiró la alfombra de nuestros pies e interrumpió el impulso de nuestra comunidad. Ha quebrantado el espíritu de estudiantes, maestros y enfermeras en todo el distrito. Mis maestros y compañeros merecen algo mejor que esto”.

Si bien algunos estudiantes expresaron su frustración por la ratificación de la votación por parte de los mismos maestros, la realidad es que la OEA, respaldada por la Asociación de Maestros de California (CTA) y el Partido Demócrata del estado, ha intentado deliberadamente dividir y debilitar la oposición de la clase obrera a los ataques a la educación pública. Esto sigue el mismo patrón de todas las huelgas traicionadas por los sindicatos, incluyendo Los Ángeles, Denver, West Virginia, Arizona, Oklahoma y otros lugares.

Tanto los demócratas como los republicanos les dicen a los sindicatos que hay una cantidad de dinero disponible establecida y limitada y que no está permitido hacer la menor incursión en la vasta fortuna de la élite corporativa y financiera que no paga virtualmente impuestos por las escuelas o cualquier otra cosa más. Sobre esa base, los escasos aumentos salariales que se otorguen se financian a través de recortes draconianos en las escuelas y otros servicios vitales o aumentos en los impuestos regresivos que afectan más a las familias de la clase obrera y media, mientras que dejan a los superricos sin tocar. A cambio de imponer la austeridad a los maestros y las comunidades, los demócratas, en particular, garantizan los intereses financieros e institucionales de los sindicatos, liderados por ejecutivos nacionales que se encuentran en la cima del uno y dos por ciento superior de los empleados asalariados.

El otoño pasado, los planes de OUSD de cerrar o fusionar 24 escuelas en los próximos cinco años, aproximadamente un tercio de todas las escuelas en el distrito, se filtraron al público, provocando indignación masiva y repetidas manifestaciones en las reuniones de la junta escolar en los meses previos a la huelga. En una reunión de representantes de la OEA una semana antes de la huelga, se aprobó una moción que tenía por objeto garantizar que la clausura de las escuelas fuera una prioridad de la OEA en la mesa de negociaciones.

Durante la huelga de siete días, la OEA organizó una marcha a través de los vecindarios profundamente empobrecidos del este de Oakland, donde se realizará la mayoría de los cierres de escuelas, que culminó en un mitin en la Roots International Academy, la primera escuela oficialmente fusionada por la junta escolar en una votación casi unánime en enero.

Todo esto fue una farsa cínica. Cuando los estudiantes y maestros hicieron una manifestación en la reunión de la junta escolar del viernes pasado para evitar una votación sobre los recortes, los funcionarios de la OEA intentaron romper las protestas diciendo que la huelga había terminado. La junta escolar luego esperó a que se vendiera la huelga para votar sobre los recortes profundamente impopulares. En cuanto a los cierres de las escuelas públicas y la expansión de las escuelas chárter, la OEA anunció que estos no serían legalmente parte de la negociación colectiva.

Toda la experiencia de la huelga demuestra que el mayor obstáculo para la unidad de todos, maestros, padres y estudiantes son los sindicatos mismos, que no “representan” a los docentes, sino que son las herramientas del establecimiento corporativo y político y su implacable impulso para sacar provecho económico de la destrucción de la educación pública.

La lucha en Oakland y a través del país está lejos de terminar con nuevas secciones de maestros que presionan para una huelga en Sacramento y otros lugares. Pero se necesitan nuevas organizaciones de lucha y una nueva estrategia política para oponerse a la guerra bipartidista contra la educación pública.

Durante la huelga, los maestros de Oakland, asistidos por el Boletín para Maestros de WSWS, formaron el Comité de Huelga de Oakland, el cual hizo campaña contra la traición de los acuerdos y luchó por la difusión de la huelga en todo el Área de la Bahía de San Francisco, a través del estado y más allá. Cuando los oradores del comité plantearon estas demandas en la masiva reunión del domingo, recibieron un fuerte apoyo, y los maestros de base de San Francisco se solidarizaron con los maestros de Oakland, distribuyeron folletos del comité alentando un voto de “No” y llamando a una huelga de maestros a nivel estatal y nacional.

Los intereses de profesores, alumnos y padres son los mismos. No están en la lucha por un pastel cada vez más reducido, sino en una lucha unificada por toda la gente de la clase obrera, por una vasta expansión de los fondos escolares. Esto solo es posible mediante la construcción de un poderoso movimiento político de la clase obrera, en oposición a los dos grandes partidos empresariales, cuyo objetivo es una vasta redistribución de la riqueza de la sociedad a través de la expropiación de las fortunas privadas de los superricos y la transformación socialista de sociedad.

(Publicado originalmente en inglés el 5 de marzo de 2019)