El rally de Sydney produce una fuerte demanda por la libertad de Julian Assange

por nuestros reporteros
5 marzo 2019

Una manifestación organizada por el Partido Socialista por la Igualdad en Sydney ayer planteó una poderosa demanda para que el gobierno australiano ponga fin a su colaboración en la persecución de Julian Assange y tome medidas inmediatas para garantizar la libertad del editor de WikiLeaks y ciudadano australiano.

En las semanas anteriores a la manifestación, destacados periodistas independientes, artistas y defensores de los derechos democráticos emitieron apoyos al acontecimiento. Entre los que prestaron su apoyo se encontraban el cineasta John Pilger, el cantautor Roger Waters, el defensor de los derechos civiles, el profesor Stuart Rees, el periodista ganador del Premio Pulitzer Chris Hedges, Elizabeth Vos, editora en jefe de Disobedient Media, Joe Lauria, editora en jefe de Consortium News, el cineasta Curtis Levy, Terry Hicks y Christine Assange, la madre de Julian.

A la protesta asistió una audiencia diversa de unas 300 personas. Aquellos que participaron incluyeron individuos que han apoyado a WikiLeaks durante la última década, así como estudiantes y jóvenes que recientemente han sido alertados de la difícil situación de Assange, junto con trabajadores, jubilados y académicos.

Cientos de personas en todo el mundo vieron el acontecimiento a través de un Facebook Livestream. Cientos más registraron su apoyo para el evento en Twitter y otras redes sociales. Ni una sola organización de medios de comunicación australiana cubrió o informó sobre la manifestación.

Durante los próximos días, el WSWS publicará el texto completo y el video de todos los discursos pronunciados en el mitin, y entrevistas con los asistentes.

Linda Tenenbaum, líder veterana del Partido Socialista por la Igualdad, presidió la manifestación. Empezó enviando “saludos de solidaridad y aprecio a Julian Assange y a todos los luchadores del mundo por los derechos democráticos y las libertades civiles, por la igualdad social, la paz y la justicia”.

Ella condenó la ocultación en los medios de información sobre los peligros a los que se enfrenta Assange y la manifestación, declarando: "Al asistir a esta manifestación, Ustedes han tomado una posición importante contra la censura política, y de los medios, en toda Australia y en todo el mundo, que se ha erigido para profundizar el aislamiento de Assange de sus muchos millones de seguidores y evitar que continúe con su trabajo vital".

James Cogan, el secretario nacional de la PSI, declaró que el mitin y el apoyo que había evocado reflejaban dos procesos.

James Cogan

"En primer lugar, refleja la realidad de que la clase obrera, después de haber sido reprimida durante décadas, está avanzando en un resurgimiento masivo de la lucha de clases internacional", manifestó. "En segundo lugar, el apoyo que este rally ha ganado de un grupo realmente impresionante de periodistas, artistas y académicos significa que los mejores elementos de la sociedad están recurriendo una vez más a la clase trabajadora".

Cogan dijo que Julian Assange "es un prisionero de guerra de clases. Su persecución es sobre todo un ataque a la clase obrera”. El secretario nacional de la PSI transmitió un mensaje que había recibido de Christine Assange, destacando el deterioro de la salud de su hijo, luego de casi siete años de detención arbitraria en la embajada de Ecuador en Londres.

Cogan denunció el papel central de los gobiernos australianos en la campaña contra Assange, que según él fue producto de su apoyo a la alianza de Estados Unidos y su propio giro hacia formas autoritarias de gobierno.

Declaró: "Las únicas circunstancias en las que el gobierno australiano actuará para liberar a Julian Assange es que la clase capitalista en este país tenga más miedo de un movimiento de masas de la clase obrera exigiendo la libertad de Julian, que de cualquier interrupción de sus relaciones venales con los Estados Unidos”.

Cogan prometió que el PSI lucharía para hacer de la persecución a Assange un tema central en las elecciones federales australianas de este año. Concluyó: "Hoy le enviaremos un mensaje claro a Julian Assange y él lo escuchará: usted no está solo, no ha sido abandonado, no ha sido olvidado. Será liberado”.

El profesor Stuart Rees, exdirector de la Fundación por la Paz de Sydney y un conocido luchador por las libertades civiles, habló a continuación.

Rees colocó el trabajo de Julian Assange y WikiLeaks en una tradición de siglos de periodistas disidentes, editores y denunciantes, que abarca desde Daniel Defoe y Thomas Paine en el siglo XIX hasta Daniel Ellsberg, quien filtró los documentos del Pentágono que documentan los crímenes de guerra de Estados Unidos en Vietnam. en la década de 1970, a Chelsea Manning y Edward Snowden.

Rees declaró que Assange era un "ciudadano internacional importante que se ha pronunciado por la verdad y por decir la verdad". Hizo un llamado a todos los participantes en el mitin "para que sigan protestando y sigan exigiendo que Julian Assange sea enviado a casa".

Joe Lauria, editor en jefe de Consortium News, viajó desde Tailandia para hablar en la protesta. Dijo que desde 2006, WikiLeaks y Julian Assange habían estado "censurando a los gobiernos, con las propias palabras de los gobiernos, en secreto de las fuentes de WikiLeaks: los denunciantes. En otras palabras, WikiLeaks ha estado haciendo el trabajo que la Constitución de los Estados Unidos tenía la intención de hacer para la prensa”.

Lauria emitió una mordaz denuncia de la prensa corporativa y su apoyo a los ataques contra Assange, señalando que hoy en día, los medios de comunicación casi siempre sirven a los gobernadores, no a los gobernados".

Afirmó: “Ahora los medios tradicionales pueden ser sobrepasados. WikiLeaks se ocupa de la materia prima que, cuando se revela, los gobiernos se ahorcan. Por eso quieren la cabeza de Assange. Ellos codician la venganza, y para detener nuevas filtraciones que amenazan su control sobre el poder."

Oscar Grenfell, el coordinador nacional de la Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (IYSSE, por sus siglas en inglés), el ala juvenil del PSI, dijo que Assange estaba siendo perseguido porque las élites gobernantes "saben cuánto han hecho él y WikiLeaks para educar políticamente a toda una generación de gente joven."

El representante de IYSSE hizo un llamado a todos los estudiantes y jóvenes para que se unan a la lucha por la libertad de Assange. Dijo que era la "vanguardia de la lucha contra los intentos de los gobiernos y la élite corporativa para reprimir la libertad de expresión, censurar a los medios de comunicación críticos y alternativos, y evitar que los jóvenes sepan lo que realmente está sucediendo en el mundo".

John Pilger, un periodista de investigación de renombre mundial, fue el orador final. Dio una vívida descripción de las condiciones orwellianas que enfrenta Assange en la embajada ecuatoriana, recordando su último encuentro con el fundador de WikiLeaks en la víspera de Año Nuevo 2018.

John Pilger

Pilger revisó el alcance de las exposiciones de WikiLeaks de crímenes de guerra del gobierno de los Estados Unidos, intrigas diplomáticas y vigilancia masiva. “Este es un periodismo real”, dijo, “un tipo de periodismo ahora considerado exótico: la antítesis del periodismo de Vichy, que habla por el enemigo del pueblo y toma su sobrenombre del gobierno de Vichy que ocupó Francia en nombre de los nazis.” Pilger repasó el papel central del anterior gobierno Laboral de Gillard en los ataques a Assange, a partir de 2010. Dio un gran desprecio a los elogios que recibió la parlamentaria de la Coalición Julia Bishop, quien la semana pasada anunció que no competirá en la próxima elección.

Como ministro de Relaciones Exteriores, dijo Pilger, Bishop había rechazado los pedidos para que el gobierno de la Coalición tome medidas en defensa de Assange. Declaró: “La elevación al feminismo de una celebridad tan políticamente primitiva como la de Bishop nos dice cuánto la supuesta política de identidad ha subvertido una verdad esencial y objetiva: que lo que importa, sobre todo, no es su género sino la clase a la que sirve.

Pilger advirtió: "La persecución de Julian Assange es la conquista de todos nosotros: de nuestra independencia, nuestro respeto propio, nuestro intelecto, nuestra compasión, nuestra política, nuestra cultura". Ocupar. Insistir. Persistir. Hacer ruido. Tomar acción directa. Sé valiente y sigue siendo valiente. Desafía a la policía del pensamiento... Si Julian puede enfrentarse a Gran Hermano, tú también puedes, y todos nosotros podemos hacerlo”.

Tenenbaum concluyó la manifestación solicitando la máxima participación en la manifestación en la Biblioteca Estatal de Victoria en Melbourne el domingo 10 de marzo a las 1:00 pm, y en la Vigilia Solidaria organizada por el Comité de Defensa Julian Assange el 10 de marzo, desde las 3:00 pm a las 5:00 pm, frente a la embajada ecuatoriana de Londres, donde Julian Assange continúa en prisión efectiva.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de marzo de 2019)

El autor también recomienda:

Video de Facebook de la mayor parte del 3 de marzo de 2019 en el Rally de Assange en Sydney

Texto y video del discurso del 3 de marzo de 2019 de John Pilger en Sydney