La libertad para Julian Assange depende de la intervención de la clase obrera

Discurso en video por James Cogan el 3 de marzo de 2019

por James Cogan
5 marzo 2019

Quiero expresar mi agradecimiento a todos ustedes que se han manifestado hoy, y que participan a través de Facebook Livestream –que creo que también va a salir a través de Unity4J– y que están tuiteando comentarios y dando apoyo.

Esta manifestación, como la manifestación que realizamos el 17 de junio de 2018, exige que el gobierno australiano intervenga y ejerza todo el peso de su poder diplomático y discreción legal para obligar al gobierno de Gran Bretaña a que cese de forma arbitraria el arresto del editor de WikiLeaks y ciudadano australiano Julian Assange dentro de la embajada ecuatoriana en Londres.

Si las autoridades británicas no amenazaban con arrestar a Julian, y el peligro real de que los tribunales británicos sancionaran su extradición a Estados Unidos para enfrentar un juicio por espionaje o conspiración, podría abandonar la embajada y regresar a Australia si él elige hacerlo.

De vuelta a sus hijos. De vuelta a sus padres. Y de vuelta a trabajar con sus colegas para llevar a cabo la misión de WikiLeaks, que es permitir que los informantes revelen los secretos que los que están en el poder quieren ocultar.

El rally de hoy, y el apoyo que se ha obtenido en Australia y en todo el mundo, tiene una gran importancia.

Refleja dos grandes procesos interconectados que van a transformar la situación y que pueden ganar la libertad de Julian Assange.

En primer lugar, refleja la realidad de que la clase obrera, después de haber sido reprimida durante décadas, está avanzando en un resurgimiento masivo de la lucha de clases internacional.

Desde el movimiento de los "chalecos amarillos" que ha sacudido al gobierno francés hasta sus raíces, a la erupción de huelgas de maestros en los Estados Unidos, a la rebelión de los trabajadores de autopartes en México, a la agitación entre los trabajadores en China, India y Brasil, para mencionar solo algunos ejemplos, la clase obrera está señalando que va a luchar por un nivel de vida digno, por los derechos democráticos y por el fin de la amenaza del cambio climático y la guerra mundial.

En segundo lugar, el apoyo que este mitin ha ganado de un grupo realmente impresionante de periodistas, artistas y académicos significa que los mejores elementos de la sociedad están recurriendo una vez más a la clase trabajadora.

He tenido el privilegio de hablar con Christine Assange, la madre de Julian, durante las últimas semanas. Ella no puede estar aquí, pero está aquí en solidaridad política.

Christine quería que les transmitiera su agradecimiento a todos. A todos aquellos que se ponen de pie y luchan por la libertad de su hijo y por nuestros derechos democráticos.

En un tuit que envió esta mañana, Christine Assange señala:

Hace 6 años que no ve la luz del sol ni siente la lluvia.

Su vista se está desvaneciendo.

Sus dientes están causando gran dolor.

Él está sufriendo de edema.

Sus piernas están hinchadas

Su densidad ósea se está reduciendo severamente porque no había estado bajo el sol durante 6 años’

Esa es la tortura infligida a Julian Assange.

Agradecemos a figuras como John Pilger, el valiente luchador Terry Hicks, el cantautor Roger Waters, el profesor Stuart Rees, los periodistas Joe Lauria, Elizabeth Vos y Cathy Vogan de Unity4J, el cineasta Curtis Levy y muchos otros que han brindado el apoyo más activo a este rally.

Pero, como estoy seguro de que todos los defensores de Julian estarán de acuerdo, sin la intervención de la gran fuerza de la clase trabajadora, los gobiernos de Australia, Gran Bretaña y los Estados Unidos no pondrán fin a su persecución.

Temen a WikiLeaks y a todos los medios independientes y críticos, porque proporciona a la clase trabajadora la verdad que ayuda a motivar sus luchas. Es por eso que existe una campaña concertada de censura contra los medios de comunicación independientes, y por qué Julian ha tenido que soportar más de ocho años de tormento.

Julian es un prisionero de guerra de clases. Su persecución es ante todo un ataque a la clase obrera.

El movimiento trotskista, el WSWS y el PSI, está comprometido a movilizar a la clase trabajadora en defensa no solo de Julian, sino de todos los derechos democráticos, como un componente esencial de la lucha para lograr una verdadera igualdad social, para oponerse a la guerra y para oponerse al capitalismo.

Así es como Julián será liberado. Así se derrotará la censura. Así es como se lograrán los derechos sociales de la clase trabajadora.

En este mitin, rechazamos todos los ataques utilizados por aquellos que han abandonado la defensa de Assange para justificar su posición.

No los voy a nombrar. No son dignos de mención. Sabemos quiénes son y ellos saben quiénes son.

Rechazamos la calumnia totalmente desacreditada contra Julian por los fiscales suecos en 2010 por sospechar de delitos sexuales. Las acusaciones no fueron más que un intento de socavar WikiLeaks y hacer que Julian fuera detenido para que pudiera ser entregado a los Estados Unidos. Julián no cometió ningún delito. Nunca fue acusado de un delito.

Rechazamos la afirmación absurda de que al publicar filtraciones en 2016 que expusieron aún más el carácter derechista de la campaña de la candidata del Partido Demócrata Hillary Clinton, que WikiLeaks actuó en nombre de la campaña de Trump o fue un conducto para la interferencia rusa.

Estas no son más que mentiras desgastadas. Quienes las repiten no pueden proporcionar un fragmento de evidencia, excepto la llamada evaluación de las agencias de inteligencia de los EUA responsables de la fabricación de armas de destrucción masiva en 2002 y 2003, y muchas otras provocaciones y conspiraciones estatales.

Toda la conspiración de Rusia se ha utilizado para justificar el ataque a Assange, la censura general y las provocaciones contra Rusia que han aumentado el peligro de una guerra nuclear. Mientras los demócratas siguen hablando de Trump y Rusia, colaboran con él para entregar recortes de impuestos a los ricos, preparar una guerra de cambio de régimen contra Venezuela y perseguir a los inmigrantes y refugiados.

WikiLeaks publicó la verdad. Llegará el día en que Julian sea liberado, y él regresará a este país y recibirá una bienvenida de héroe. Y todos aquellos que se negaron a defenderlo serán vistos y tratados como los secuaces proimperialistas y enemigos de los derechos democráticos que verdaderamente son.

No nos hacemos ilusiones de que el gobierno australiano actuará voluntariamente en nombre de Julian.

Los sucesivos gobiernos de la Coalición Laboral y Liberal-Nacional se han negado a defender a Assange, sobre todo debido a la alianza militar que la clase dominante australiana mantiene con el imperialismo estadounidense, una alianza que ha visto a Australia enviar tropas a las guerras neocoloniales desde Vietnam, a Afganistán e Irak y, desde 2010, se colocan en la primera línea de una creciente confrontación estratégica con China que amenaza con desencadenar una guerra total entre las potencias con armas nucleares.

La semana pasada se dio testimonio ante el Congreso de Estados Unidos que dejó en claro que el jefe del gobierno estadounidense, Donald Trump, no es más que un criminal y un gánster que pertenece a una celda de una prisión.

Trump personifica la criminalidad de toda la clase dirigente estadounidense.

Pero eso no hará que el establishment australiano cambie de posición. Como funcionarios de la oligarquía financiera y corporativa, el Partido Laborista y la Coalición consideran que la alianza entre Estados Unidos y Australia es más importante que los derechos, e incluso las vidas, de los ciudadanos australianos.

Recordemos que el establecimiento australiano colaboró con Washington para derrocar a un gobierno elegido democráticamente en 1975 y un primer ministro electo en junio de 2010, para garantizar que los intereses imperialistas estadounidenses en Australia estuvieran protegidos. Conocemos los eventos que llevaron a la eliminación de Kevin Rudd en 2010 debido a los cables diplomáticos publicados por WikiLeaks.

Las únicas circunstancias en las que el gobierno australiano actuará para liberar a Julian Assange es si la clase capitalista en este país tiene más miedo de un movimiento de masas de la clase obrera exigiendo la libertad de Julian, que cualquier otra interrupción de sus relaciones venales con los Estados Unidos.

El desprecio del establecimiento australiano por los derechos democráticos de uno de sus propios ciudadanos fue explicado el 21 de febrero por el gobierno de la Coalición en el Comité de Estimados Comerciales del Departamento de Asuntos Exteriores y del Senado.

Un funcionario del DFAT hizo la siguiente admisión:

"El gobierno australiano no comparte la opinión de ese comité de la ONU. No creemos que el señor Assange esté siendo detenido arbitrariamente”.

El gobierno australiano cree que puede salirse con la suya al afirmar que Julian Assange está encarcelado en la embajada ecuatoriana en Londres, privado de luz solar y atención médica, por elección personal.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria, que son los principales expertos legales de la ONU, no está de acuerdo.

Declaró, clara y firmemente en el fallo que adoptó el 4 de diciembre de 2015, publicado el 6 de febrero de 2016 y volvió a publicarse en diciembre pasado: "El Grupo de Trabajo consideró que el Sr. Assange ha sido sometido a diferentes formas de privación de libertad”.

"Por lo tanto, el Grupo de Trabajo solicitó a Suecia y al Reino Unido que evaluaran la situación del Sr. Assange para garantizar su seguridad e integridad física, a fin de facilitar el ejercicio de su derecho a la libertad de circulación de manera expedita".

El gobierno australiano rechaza esto con desprecio. El establecimiento australiano hace un gran juego de su supuesto compromiso con el derecho internacional y la adhesión a los derechos democráticos, pero ignora flagrantemente un juicio legal internacional.

El PSI hará que la persecución de Julian Assange sea un tema importante en las próximas elecciones federales de Australia. Todos los candidatos se verán obligados a responder si defienden o no el derecho de Julian Assange a regresar a su hogar, con una garantía de protección contra cualquier solicitud de extradición por parte de las autoridades estadounidenses.

El tema más importante, sin embargo, es el trabajo que hacemos colectivamente para llevar a la clase trabajadora a esta lucha.

En los campus universitarios, TAFE y en las escuelas secundarias, la información debe circular sobre Julian.

Desafiando a los sindicatos, las reuniones deben organizarse en lugares de trabajo en Australia y en todo el mundo, y las mociones se muevan para exigir la libertad de Assange.

Estas mociones fueron movidas por los maestros en una escuela secundaria en Melbourne y por el comité independiente que representa a los trabajadores de plantaciones de té brutalmente explotados en Sri Lanka.

Como concluyeron los trabajadores de Sri Lanka: “Liberar a Julian Assange es nuestra lucha. Pedimos que se convierta en la lucha de los trabajadores de todo el mundo”.

Su iniciativa es el modelo para los trabajadores de todo el mundo.

Los periodistas y los trabajadores de los medios de información tienen un papel particular que desempeñar. En Australia, los insto a que se quiten las ataduras de la Media, Entertainment & Arts Alliance y levanten sus voces en defensa de un editor perseguido.

Saldremos de este rally con tremendo optimismo y confianza. Aquellos de nosotros aquí hoy representamos el comienzo de una campaña de masas.

Hoy le enviamos un mensaje claro a Julian Assange y él lo escuchará: usted no está solo, no ha sido abandonado, no ha sido olvidado. Usted será liberado.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de marzo de 2019)