El régimen de censura de Washington se torna global

Facebook elimina una publicación WSWS en Sri Lanka

15 noviembre 2018

El lunes, Facebook eliminó una publicación sobre Sri Lanka de la página oficial de Facebook del World Socialist Web Site en tamil. La supuesta razón es que infringía los “estándares de comunidad” no especificados de Facebook, pero no hubo ninguna explicación.

El tamil, hablado por 74 millones de personas, es el idioma de la minoría tamil en Sri Lanka y el sur de India, así como de una gran diáspora global.

La medida es la más reciente de una ofensiva contra organizaciones izquierdistas, antibélicas y socialistas por parte de los monopolios tecnológicos con sede en Estados Unidos como Google, Facebook y Twitter. A medida que estas empresas se integran cada vez más al aparato estatal de EUA, se emplean con mayor frecuencia para perseguir los objetivos imperialistas estadounidenses por todo el mundo. En el centro de esta campaña se encuentra la supresión de los puntos de vista políticos socialistas.

Esta no es la primera vez que la página del World Socialist Web Site en tamil es objeto de la censura de Facebook. En dos otras ocasiones, Facebook retiró la opción de “compartir” vario eventos públicos promovidos por la página.

El World Socialist Web Site ha sido un blanco central de la censura en línea en general. Su tráfico proveniente de búsquedas en Google cayó más de 75 por ciento después de que la plataforma anunciara un cambio en sus algoritmos de búsqueda bajo el pretexto de limitar los “puntos de vista alternativos”.

En medio de una crisis política cada vez más profunda en Sri Lanka, Estados Unidos está buscando excluir la influencia china en el país isleño, localizado fuera de la costa sur del subcontinente indio. El país de 21 millones de habitantes se encuentra en la ruta de tráfico comercial en dirección al oeste más transitada del mundo y presume un puerto más concurrido que cualquiera en EUA.

El 26 de octubre, el presidente esrilanqués, Maithripala Sirisena, depuso a Ranil Wickremesinghe como primer ministro y lo reemplazó con el expresidente Mahinda Rajapakse. Washington ha dejado en claro que el nombramiento de Rajapakse es inaceptable debido a sus “excesivos lazos estrechos con China”, como lo indicó el New York Times .

La historia moderna de Sri Lanka ha estado dominada por el uso de la política comunalista. Todas las facciones de la burguesía han buscado fomentar divisiones entre la mayoría cingalesa y la minoría tamil. La discriminación antitamil por parte de sucesivos Gobiernos en Colombo ha provocado tensiones que desencadenaron una sangrienta guerra civil entre 1983 y 2009 que cobró más de 100.000 vidas.

Mientras que todos los partidos políticos capitalistas del país han buscado basarse en una u otra facción étnica, el movimiento trotskista de Sri Lanka ha llevado a cabo una lucha política por varias décadas por unir a los trabajadores cingaleses y tamil con base en un programa socialista común.

Esta lucha le ha ganado un amplio apoyo al Partido Socialista por la Igualdad de Sri Lanka y el World Socialist Web Site tiene una mayor audiencia per cápita en Sri Lanka que en cualquier otro lugar del mundo.

El WSWS ha advertido que, desde la brutal supresión de los Tigres por la Liberación de Tamil Eelam (LTTE, por sus siglas en inglés) en 2009, los partidos nacionalistas tamiles se han alineado con los intereses del imperialismo estadounidense en el país. El artículo censurado por Facebook explica que la Alianza Nacional Tamil (TNA, por sus siglas en inglés) se ha opuesto al nombramiento de Rajapakse para congraciarse con sus aliados estadounidenses. Declara:

“La decisión de la TNA de apoyar a Wickremesinghe no tiene nada que ver con defender la democracia. La organización está siguiendo la misma trayectoria proimperialista que la llevó a respaldar la operación de cambio de régimen patrocinada por EUA que colocó a Sirisena y Wickremesinghe en el poder en 2015. Dicha operación tenía el objetivo de instalar un Gobierno proestadounidense en Colombia en línea con los preparativos de guerra de Washington contra China”.

El artículo se refiere al crecimiento de un movimiento huelguístico “entre trabajadores de todas las etnicidades en Sri Lanka”, incluyendo protestas de miles de trabajadores agrícolas de habla tamil en los días que precedieron la deposición de Wickremesinghe. Hace el argumento que “la única salida hacia adelante es en base a la lucha siendo librada por el [Partido Socialista por la Igualdad] para unificar a la clase trabajadora de todas las nacionalidades con base en una perspectiva socialista y revolucionaria”.

Mientras que Facebook no ha dado ninguna explicación por la eliminación del artículo, sus motivos son evidentes. La empresa no solo se ha integrado a las agencias de inteligencia estadounidenses, sino que su personal proviene cada vez más de oficiales actuales y retirados de estas agencias estatales, las cuales perciben que la creciente audiencia por el socialismo internacional es un obstáculo a sus esfuerzos por explotar las visiones étnicas en los países en desarrollo para avanzar los fines geopolíticos del imperialismo estadounidense.

No puede caber duda de que el tour de conferencias el mes pasado en Sri Lanka del presidente del Consejo Editorial Internacional del WSWS, David North, quien recibió una cobertura televisiva en horario estelar por parte de los principales medios de comunicación del país y fue seguido de cerca por trabajadores, consternó a Washington.

La acción de Facebook se produce cuando la prensa occidental urge con mayor insistencia al gigante de redes sociales que acelere su censura política en los países en desarrollo, Sri Lanka en particular.

El New York Times está encabezando esta campaña tras publicar una serie de artículos que afirman absurdamente que la libertad de expresión en línea es responsable de la violencia comunalista en los países en desarrollo como Sri Lanka.

El Times se quejó en un artículo de la primera plana el 21 de abril que, ante “la expansión rápida de Facebook en el mundo desarrollado”, la empresa “empuja cualquier contenido que haga que los usuarios permanezcan el mayor tiempo posible en el sitio, una práctica potencialmente dañina en países con instituciones débiles”.

En un artículo enfocado casi exclusivamente en Sri Lanka, la referencia de “países con instituciones débiles” se utiliza como un eufemismo para excolonias. El Times sugiere que, a menos que Facebook censure el discurso en estos países, sus poblaciones, que aparentemente son incapaces de controlarse a ellas mismas, se masacrarán por odio comunalista.

El Times, en representación de los “estadounidenses silenciosos” de las agencias de inteligencia, afirma que las personas en los países en desarrollo tienen que ser silenciados y que las corporaciones estadounidenses tienen que decirles qué pensar para prevenir que cometan actos criminales. Tales argumentos no están muy lejos de un racismo abierto: la invocación del siglo veintiuno de “la carga del hombre blanco”. La única respuesta justificable a esta basura neocolonialista es aborrecimiento hacia los charlatanes que la escupen.

Cuando el Gobierno de Sirisena suspendió Facebook, WhatsApp e Instagram en marzo, el Times aplaudió la decisión como un medio para “prevenir la violencia colectiva dirigida a su minoría musulmana”. Esta es otra mentira que hace eco de los pretextos fabricados del Gobierno esrilanqués para imponer censura.

El objetivo del cierre de Facebook por parte de Sirisena no era prevenir violencia étnica, sino encubrirla. El régimen buscaba clausurar las redes sociales en las áreas afectadas por la violencia en gran parte para ocular los reportes de complicidad de la policía y las fuerzas del régimen respaldado por EUA.

La reconocida colusión del ejército y la policía con turbas de tinte fascista fue un punto central en la declaración del 10 de marzo del Partido Socialista por la Igualdad, “Opónganse a la violencia racista cingalesa contra la comunidad musulmana en Sri Lanka”. El documento señala:

“El ministro Sarath Amunugama fue obligado a admitir el miércoles que las turbas fueron transportadas de otras partes y que existe evidencia de la participación de personal de seguridad activo y retirado. Varios videos y fotos en redes sociales mostraban a policías de las fuerzas especiales STF simplemente observando a las hordas atacar tiendas y casas”.

La única perspectiva capaz de oponerse al comunalismo y unir a los trabajadores de todas las nacionalidades es el internacionalismo socialista. Sin embargo, esta es precisamente la perspectiva que Facebook, Google y los otros gigantes tecnológicos buscan suprimir porque socava la explotación de las divisiones comunalistas por parte del imperialismo estadounidense para fortalecer el dominio global de Washington.

¡Tenemos que oponernos a esta censura estatal! El World Socialist Web Site llama a sus lectores que asuman la lucha contra la censura en línea en Estados Unidos, Sri Lanka y todo el mundo!

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de noviembre de 2018)

Andre Damon