Los principales partidos de la pseudoizquierda española saludan al gobierno neofascista italiano

por Alejandro López
20 septiembre 2018

Apenas unas semanas después de que Sahra Wagenknecht, del Partido La Izquierda de Alemania, lanzara el movimiento #Aufstehen en una plataforma xenófoba y antiinmigrante, los principales colaboradores del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han expresado su apoyo al gobierno de extrema derecha de Italia. Esto se produce en medio de informes de que secciones de Podemos se están preparando para construir un movimiento tipo Aufstehen.

Los estalinistas de larga data Héctor Illueca, Manuel Monereo y Julio Anguita publicaron un artículo titulado “¿Fascismo en Italia? Decreto de la Dignidad” en el sitio web pro-Podemos Cuarto Poder. El artículo de Illueca-Monereo-Anguita fue ampliamente cubierto en las redes sociales españolas y en la prensa burguesa. En él, apoyan al gobierno de coalición italiano de la neofascista Liga de Matteo Salvini con el Movimiento Cinco Estrellas liderado por Luigi Di Maio, el gobierno más derechista de Italia desde el derrocamiento de Mussolini al final de la Segunda Guerra Mundial.

El artículo aplaude inequívocamente el reciente “Decreto de la Dignidad” de los neofascistas italianos, calificándolo como “un punto de inflexión en las políticas sociales aplicadas en Italia desde la erupción del neoliberalismo”. El decreto reduce la duración máxima de los contratos temporales de tres años a dos, pero aumenta las multas a pagar a los empleados en caso de despido improcedente. El artículo califica de “valiente” porque supuestamente cuestiona la “construcción neoliberal del mercado europeo”, las sanciones del decreto contra las empresas que colocan o despiden a sus empleados después de haber recibido ayuda estatal.

Los autores de Podemos también elogian las disposiciones del Decreto de la Dignidad que prohíben la publicidad de juegos de azar. Ellos escriben: “Al proceder de esta manera, el gobierno italiano está asumiendo la defensa de las clases populares contra grupos de presión poderosos e influyentes”.

Los autores concluyen que “el gobierno italiano parece ser el único que ha tomado nota de la importante Resolución del Parlamento Europeo para luchar contra la inseguridad laboral” en la que “se insta a los Estados miembros a erradicar el empleo precario y promover el empleo de calidad, seguro, y bien remunerado. [...] Nos guste o no, el Decreto de la Dignidad es un notable esfuerzo para defender al pueblo italiano contra los señores de las finanzas y la reubicación. En política, debes analizar hechos y hechos. Juzgar intenciones es típico de inquisidores y mentes pobres que carecen de argumentos racionales. ¿Fascismo en Italia? Decreto Dignidad”.

El apoyo de los principales socios de Iglesias a un gobierno de extrema derecha que supervisa la austeridad y la intervención militar en Libia expone la bancarrota de Podemos. También guardan silencio sobre la campaña terrorista de Salvini contra los inmigrantes, incluido el cierre de los puertos a los refugiados que huyen y los ataques contra la población gitana. Esto se debe a que Podemos está basado en un programa populista-nacionalista, y secciones significativas dentro de ese partido están pensando en seguir el camino recorrido por Wagenknecht y evolucionar hacia una estrecha alianza con las fuerzas derechistas y de extrema derecha.

Los autores del artículo son políticos de alto nivel estrechamente vinculados a Iglesias, lo que subraya que su iniciativa refleja desarrollos más amplios en los círculos académicos y estalinistas españoles. Monereo es un diputado de Unidos Podemos en las cortes, que perteneció al Partido Comunista de España y fue cofundador de la coalición Izquierda Unida liderada por los estalinistas y de Podemos. Es ampliamente considerado como el mentor político de Pablo Iglesias.

Julio Anguita González fue el alcalde de Córdoba por el Partido Comunista desde 1979 hasta 1986, coordinador de la Izquierda Unida entre 1989 y 1999, y secretario general del Partido Comunista de España (PCE) desde 1988 hasta 1998. Iglesias ha intentado convencerlo repetidamente para que se presente en las elecciones como candidato de Podemos.

Illueca, inspector de trabajo y seguridad social de la provincia de Castellón y asociado de Iglesias, es autor de varios libros, entre ellos uno titulado España: Un proyecto de liberación. Actualmente está trabajando con Unidos Podemos para redactar una nueva ley laboral.

El giro hacia el nacionalismo económico de las capas dentro de Podemos refleja la profunda crisis social y económica del capitalismo global, y la reacción de las capas acomodadas de la clase media en la dirección de Podemos a la creciente actividad huelguística en España y en el ámbito internacional. Las capas alrededor de Podemos están recurriendo a una agenda económica nacionalista y militarista, que adopta su forma más descarada en la elección de Trump y Salvini. Además, están cada vez más aterrorizados por las implicaciones de la creciente actividad de huelguística en España y en el ámbito internacional.

Según la Confederación Española de Organizaciones Empesariales, el principal lobby patronal, las huelgas convocadas entre enero y agosto provocaron la pérdida de 9,5 millones de horas de trabajo, casi un 50 por ciento más que en 2017. Hubo 348 huelgas en España durante ese tiempo, en las que participaron 633,936 trabajadores.

El número total de trabajadores que participaron en las huelgas creció un 217 por ciento en comparación con el año anterior. Los principales sectores incluyen el transporte (Ryanair, aeropuertos, taxi, Deliveroo, metro), el comercio minorista (Amazon, H&M), los servicios postales, la atención de salud pública, los servicios sociales y muchos más.

La creciente ola de luchas obreras en España y en toda Europa ha aterrorizado a los círculos estalinistas en torno a Iglesias. Jugaron un papel central en la negociación de la transición de 1978 al gobierno parlamentario desde el régimen franquista fascista de España, en la que el líder del Partido Comunista Santiago Carrillo ayudó personalmente a redactar la Constitución de 1978. En una entrevista de 2012, Iglesias mismo saludó a Carrillo, quien supervisó el asesinato de trotskistas y trabajadores de izquierda durante la Guerra Civil española que llevó a los fascistas al poder.

Ahora, están desesperados por bloquear el surgimiento de un movimiento político en la clase trabajadora desafiando al capitalismo europeo en un programa socialista, es decir, trotskista. En el sistema político español se entiende ampliamente que los principales círculos dentro de Podemos estén siguiendo a Wagenknecht y que estén preparando alianzas explícitas con grupos de derecha o incluso de extrema derecha.

Según el mismo Monereo, en una entrevista en Cuarto Poder el sábado pasado, su objetivo es construir una “asociación al servicio de la Tercera República”. Este movimiento para reemplazar la monarquía constitucional actual de España con una república parlamentaria debería surgir de un “debate político y cultural” que “iría más allá de Unidos Podemos y de la izquierda ... La Tercera República no será solo para la izquierda, será democrática, federalista, defensora de los derechos sociales e irá más allá de la izquierda tal como la conocemos hoy”.

Según El Confidencial, los autores del artículo de Cuarto Poder están “finalizando el lanzamiento de un nuevo espacio político en la izquierda española que ignora por completo la tradición de esta corriente ideológica”, es decir, Podemos.

El Confidencial agrega que incluirá a “figuras públicas prominentes como Jorge Verstrynge. Será precedido por un manifiesto del cual esperan agregar más acuerdos, incluso de las figuras ‘más a la derecha’. Su objetivo, insisten, es conectarse con amplias capas de la población que ‘exigen seguridad, orden y protección’. Es decir, ‘los perdedores de la globalización’, que rechazarían, de acuerdo con sus tesis, las soluciones a sus problemas ‘con más Europa’”.

La participación de Verstrynge en tal movimiento no sería una sorpresa. Simpatizante del neofascista Frente Nacional (FN) de Francia, fue uno de los fundadores del principal partido derechista español en la era posfranquista, la Alianza Popular (AP) y su secretario general de 1979 a 1986. Después de fusionarse con otros grupos de derecha en 1989, la AP se convirtió en el Partido Popular (PP), el nombre bajo el cual se lo conoce hoy.

Después de irse de ese partido para unirse al Partido Socialista Obrero Español en la década de 1990 y convertirse en asesor del líder estalinista de IU Francisco Frutos, Verstrynge se hizo cercano al liderazgo de Podemos, especialmente a Iglesias. Se autodenomina proteccionista, estatista y admirador de De Gaulle (“el último gran opositor al Imperio estadounidense”) y de la candidata presidencial del FN Marine Le Pen, a quien se niega a llamar neofascista. También admira a Alain de Benoist, el principal teórico de la Nueva Derecha francesa, que reunió a los partidarios intelectuales de la FN.

Iglesias trató repetidamente de integrar a Verstrynge en Podemos, aunque esto siempre provocó oposición dentro del partido. La presencia de tales fuerzas dentro de Podemos, sin embargo, y las propuestas abiertas al neofascismo italiano y la derecha española hecha desde dentro del círculo interno de Iglesias demuestran su profunda hostilidad hacia la clase trabajadora y el marxismo.

(Publicado originalmente en inglés el 18 de septiembre de 2018)