Voces de las protestas del 30 de junio: ¡detengan la persecución de inmigrantes por parte de Trump!

por un equipo de reportaje
4 julio 2018

En una de las manifestaciones más grandes en los Estados Unidos durante el fin de semana, más de 50.000 personas se congregaron en Chicago en defensa de los inmigrantes el sábado, de acuerdo con estimaciones de la multitud por parte del departamento de policía de la ciudad. Desafiando el calor intenso y peligroso, amplias capas de la población —estudiantes de los institutos de secundaria y los estudiantes universitarios; inmigrantes y sus familias; maestros, enfermeras y trabajadores estatales; y secciones de la clase media e incluso de la clase media-alta— se volcaron para expresar su oposición a las bárbaras políticas antiinmigrantes de la administración Trump.

Parte de la manifestación de Chicago

Juventud y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (IYSSE) y el Partido Socialista por la Igualdad Socialista (SEP) distribuyeron casi 1.500 copias de la declaración “¡ Movilizar la clase trabajadora contra el ataque antiinmigrante de los dos partidos burgueses!” entre los asistentes a la manifestación. La mesa de campaña de IYSSE —que incluía pancartas que pedían fronteras abiertas, el fin de la Gestapo estadounidense y los centros de detención de inmigrantes, y una ruptura con los demócratas y los republicanos— atrajo un interés sustancial.

Emily, Chitali y Destiny

Destiny, que estudia en la Universidad de Illinois en Chicago, asistió con sus amigas Emily y Citlali, que van a la escuela en California. “Creo que cada día que me despertaba y veía imágenes de niños en jaulas en mi agregador de noticias, no sentía que pudiera estar al 100% conmigo misma hasta que eso terminara”, dijo Destiny.

Cuando un periodista del WSWS dijo que la desigualdad social era incompatible con la democracia, Destiny respondió: “Exactamente”. Al decírsele que el Partido Socialista por la Igualdad exige la apertura de las fronteras y la abolición del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), y su red de centros de detención y campos de concentración, ella respondió: “Estoy completamente de acuerdo con lo que acabas de decir”.

Destiny dijo que se había interesado en el socialismo después de estudiar el movimiento por los derechos civiles. “Estoy interesada porque sé que cuando comenzó el movimiento por los derechos civiles, muchas de las personas involucradas eran socialistas. Simplemente no siento que sé lo suficiente sobre el socialismo, y me gustaría saber”.

Mike y Linda dijeron que asistían a la manifestación para apoyar a sus compañeros de trabajo. “Estamos aquí porque se aprovechan de muchos de los inmigrantes con los que trabajamos porque tienen que recibir salarios más bajos que alguien que está aquí como ciudadano”, dijo Mike.

Linda agregó: “Si no aceptan lo que les den en nuestro trabajo, serán deportados”.

“Perderán su visado”, explicó Mike. “Eso es abuso. Si vienes aquí a vivir, estoy totalmente de acuerdo. Somos una nación de inmigrantes. Mis padres eran inmigrantes”.

Cuando se le preguntó qué pensaba sobre la respuesta del Partido Demócrata a las políticas antiinmigrantes de la administración Trump, Linda dijo: “El sistema bipartidista ya no funciona”.

Mike agregó, “Los demócratas y los republicanos apoyan una cosa, y eso es el capitalismo. Hay una idea en el capitalismo y es que no importas porque eres un trabajador y no tienes voz. Porque vuestras vidas son decididas por los ejecutivos”.

Meg

Meg, una instructora universitaria de Irán, dijo que su familia ya no podía visitarla en Estados Unidos debido a la prohibición de viajar a los musulmanes de Trump, recientemente confirmada por la Corte Suprema. “Las políticas que el Congreso y el presidente y todos los que están involucrados en el gobierno están aprobando ahora son contra la humanidad”.

Nora llegó a la manifestación con su hija y su compañera. “Los paralelos entre ahora y la Segunda Guerra Mundial son realmente espeluznantes”, dijo. “Creo que tenemos que abrir nuestras fronteras. Si la gente necesita venir aquí, que venga”.

Nora también expresó su apoyo a las luchas de los maestros. “Apoyo a los maestros porque están a cargo de educar a la próxima generación de líderes. Muchos de ellos están mal pagados y las escuelas carecen de fondos suficientes, y eso no está bien”.

Jennifer asistió a la manifestación con su hijo. “Soy una persona pacífica, pero esto me enoja mucho”, les dijo a los periodistas de WSWS. “Estoy viviendo en un país que está colocando niños en campos de concentración, y está más allá de todo lo que podría haber imaginado. Es como 1933”, dijo, refiriéndose al año en que los nazis tomaron el poder en Alemania.

Melissa

Melissa, que trabaja en la educación superior, dijo que vino a la manifestación para apoyar a los estudiantes con los que trabaja. “Trabajo con estudiantes que vienen de todas partes del mundo. Algunos son asilados, refugiados o estudiantes indocumentados. Como dice mi letrero, nadie es libre hasta que todos seamos libres, así que estoy luchando por ellos”.

Hablando sobre las medidas antiinmigrantes bajo la administración del Partido Demócrata de Barack Obama y los presidentes anteriores, dijo: “Esto no es nuevo. Esos centros de detención no se levantaron de la noche a la mañana”.

Melissa estuvo de acuerdo en que los ataques a los derechos democráticos estaban relacionados con el crecimiento de la desigualdad social. “Creo que todos están prestando cada vez más atención a las disparidades de este país. Los que están en la cima tienen miles y miles de millones de dólares, y todos nosotros sencillamente luchamos por sobrevivir, viviendo de nómina a nómina”.

Boston

Los organizadores de la manifestación de Boston estimaron que 15.000 personas se reunieron en el Centro de Gobierno “Juntos y libres: manifestación contra la separación de familias”. Activistas del SEP elevaron una colección de pancartas impresas para el evento, con el texto “Abolir el ICE, la Gestapo estadounidense” entre los más populares.

El pedido del voto para los demócratas contrastaba con el clima de la multitud enojada por las políticas de la administración Trump de separar a los padres de los hijos y encerrar a los niños en jaulas en los campos de detención.

Jami y Peter

Los reporteros del WSWS hablaron con los manifestantes en Boston Common. Jami es un inmigrante de tercera generación cuya familia provenía de Costa Rica, mientras que Peter tenía antepasados alemanes que huyeron de los nazis.

Jami dijo, “Las personas que están siendo encerradas con sus familias son separadas, solo buscan asilo. Solo buscan alejarse de la violencia de las pandillas en Centroamérica. Entiendo por qué las familias tienen que venir aquí, y por eso estoy aquí”.

Mink y Andy

Comparando las políticas de Trump con las de los nazis, Peter dijo: “Vemos hacia dónde va esto y hay que pararlo. No hay que enjaular a la gente, sus impuestos van hacia esto. Lo queramos o no, estamos pagando por esto”.

Mink, un bibliotecario, y Andy también hablaron con el WSWS. Cuando se les preguntó si creían que el problema comenzó con Trump, Andy respondió: “Trump es un síntoma del problema, no la fuente del problema”.

Al luchar contra las políticas de inmigración de Trump, Mink dijo: “Hay mucho que hacer ahora en términos de defensa pública ... Boston se encuentra en la zona fronteriza de 160 kilómetros”. Dijo que era importante estar “listo para ayudar a las personas que podrían ser detenidas por la inmigración en mi vida cotidiana y asegurarme de que la gente sepa cuáles son sus derechos como inmigrantes y cómo proteger a las personas que los rodean en su vida diaria”.

Pittsburgh

Entre 1.500 y 2.000 personas protestaron contra las políticas de inmigración de Trump en una manifestación en el centro de Pittsburgh el 30 de junio. La multitud incluyó a trabajadores, estudiantes, jóvenes, profesionales y familias con niños pequeños. En marcado contraste con la política de los organizadores del Partido Demócrata, los participantes manifestaron su oposición no solo a la separación familiar, sino a todo el inhumano sistema de inmigración de los Estados Unidos, perpetrado por republicanos y demócratas por igual.

Parte de la manifestación en Pittsburgh

Dave, que trabaja con adultos con necesidades especiales, habló en contra de las políticas de inmigración de la administración Trump. “Me opongo no solo a la separación de familias, porque eso es inmoral, sino a la idea de las fronteras, porque eso es solo un invento. ¿Por qué las tenemos en primer lugar? ¿Por qué esta persona es ilegal porque está cruzando este conjunto específico de tierra? Toda esta idea de que la inmigración es mala. Si en aras de la argumentación dices que la inmigración es mala, Estados Unidos creó ese problema al derrocar a los socialistas elegidos democráticamente en América Central y del Sur. Los escuadrones de la muerte estadounidenses siempre han estado en los lados equivocados, apoyando a los capitalistas y a los regímenes más fascistas, causando más caos. Es un problema que creamos, pero tampoco es realmente un problema para empezar”.

Dave señaló que “Obama no es inocente de nada. Obama todavía apoyaba las mismas políticas imperialistas que había apoyado el anterior presidente. Él simplemente hizo que todo ocurriera sin problemas”.

Alex Osgood, gerente de un restaurante, habló en apoyo de los inmigrantes. “Para mí, todo está conectado. Gaza, el Río Grande, las fronteras, los muros. La gente se mueve. Históricamente, eso es lo que han hecho las personas, y hemos establecido límites artificiales que les niegan a las personas su derecho a la libre circulación en todo el mundo. Esto es solo una extensión de un régimen fascista que pone a los niños en la cárcel, que pone a madres y padres en la cárcel. Es la Gestapo estadounidense y tenemos que detenerla, así que es por eso que estoy aquí”.

“La administración Obama era un lobo en piel de oveja. Nuestras políticas de inmigración actuales se pueden remontar directamente a lo que comenzó bajo la administración de Obama. No lo llamaron el ‘Deportador en Jefe’ por nada. El imperialismo estadounidense nunca ha terminado y no terminará hasta que destruyamos el capitalismo. Está todo relacionado”.

Al preguntársele sus motivos para asistir a la protesta, Billie, una estudiante de secundaria de 15 años, explicó: “Obviamente, las familias inmigrantes y las separaciones de los niños y los padres. Además, recientemente descubrí que los niños pequeños se están defendiendo a sí mismos en los tribunales, y eso fue una locura absoluta para mí. Es por eso que estoy aquí.

“En primer lugar, creo que hay que reunir a los niños con sus padres. Eso es lo más importante para mí en este momento. Creo que una vez que eso suceda, deberíamos partir de allí, pero separar familias definitivamente no es la respuesta”.

Billie habló sobre el asesinato policial del adolescente de East Pittsburgh, Antwon Rose. “Eso es, de nuevo, una situación muy aterradora”. Conocí a muchos niños que iban a la escuela con él. Dijeron que era uno de los mejores niños que habían conocido. Estaba yendo muy lejos, en comparación con algunos de los niños que estaban en la escuela con él. Él realmente tenía metas que quería alcanzar. Eso era realmente importante para él. Era un niño muy agradable”.

Birmingham, Alabama

Los trabajadores y los jóvenes que asistieron a la protesta en la ciudad más grande de Alabama establecieron un paralelismo espontáneo entre sus propias condiciones sociales precarias y el internamiento de inmigrantes.

Rosy y Governor son una pareja casada, ambos nacidos en el cinturón negro de Alabama. Rosy dijo que se sintió conmovida al venir a la manifestación porque resonó con las historias de esclavitud transmitidas en su familia, y su creencia de que si alguien puede ser encarcelado y sus hijos expulsados debido a un gobierno injusto, todos corren el peligro de perder sus libertades.

Governor habló sobre cómo el condado de Marengo, donde se crio, sigue empobrecido y declaró que los mismos políticos que se niegan a abordar el tema de la pobreza en su región de origen llevan existiendo “desde que existen recuerdos”. Afirmó que está discapacitado, ya que una afección cardíaca lo obligó a dejar de trabajar en una fábrica de contrachapado en Thomasville, Alabama, hace siete años. Dijo que la administración de Trump está atacando a todos los que son vulnerables, ya sean inmigrantes o personas pobres, dependiendo de un cheque de discapacidad para sobrevivir.

Courtney llegó a la manifestación tarde a instancias de una amiga que le habló sobre los niños separados de sus familias. Ella dijo que vino porque le parecía “inquietante” y “desgarrador” que cualquier niño fuera arrancado de sus padres, especialmente cuando las familias venían a los Estados Unidos huyendo de la violencia o la pobreza. Su compañero, Abraham, estuvo de acuerdo con ello.

Ambos expresaron su decepción por el hecho de que Obama no solo no aboliera el ICE, sino que de hecho deportó a tantos inmigrantes.

Albuquerque, Nuevo México

Miles de personas asistieron a una manifestación contra Trump en el Centro Cívico de Albuquerque. Ninguno de los oradores hizo referencia a los 2,7 millones de deportaciones llevadas a cabo por la administración Obama —de hecho, el nombre del expresidente demócrata ni se mencionó— mientras instaban a los manifestantes reunidos a registrarse para votar a fin de “recuperar el Congreso”.

Un reportero del World Socialist Web Site habló con Bianca y Giselle, hijas de una madre nativa y un padre inmigrante que tiene una tarjeta verde y está tratando de obtener la ciudadanía. Bianca dijo: “Nuestros padres nos ayudaron a ser mejores personas. Sin ellos, yo no estaría aquí. Mi mamá hace mucho por nuestra comunidad, y por ellos tratamos de ser mejores personas”. Giselle denunció los intentos de demonizar a los inmigrantes como narcotraficantes y miembros de pandillas.

El periodista le preguntó a Giselle qué cree que habría que hacer. “Simplemente creo que no deberían estar separando familias. Mi papá cruzó la frontera para estar aquí y conoció a mi mamá y mi mamá recibió su tarjeta verde y mi mamá y mi papá tuvieron que trabajar duro para estar donde están ahora y solo para que mis padres se separen, eso nos lo arruinaría todo; Necesitamos mantenerlos juntos …

“Siento que los inmigrantes trabajamos más que las personas que están aquí. Tomamos clases de ESL [inglés como idioma extranjero] para empezar, el español es nuestra lengua materna, y muchos de los que nacemos aquí queremos obtener una educación. Sus familias vienen aquí porque quieren que tengan una vida mejor porque México es un mundo completamente diferente. Cuando vamos a México, vemos niños que son más jóvenes que nosotros trabajando, limpiando vehículos ... vemos a niños durmiendo afuera porque no tienen un hogar donde dormir.

“Leí acerca de un niño que estuvo en un centro de detención durante nueve meses y quedó traumatizado por la experiencia, y solo estaba tratando de encontrar una vida mejor en los Estados Unidos ... Algunos niños piensan que sus padres los han abandonado porque estan separados de ellos.

“Me he estado preparando para esta protesta durante aproximadamente una semana y estoy leyendo mucho al respecto. No podemos imaginarnos separados de nuestros padres”.

Salt Lake City, Utah

En Salt Lake City, Utah, la manifestación se llevó a cabo en los escalones del edificio del capitolio estatal.

Judith, que vive en Ogden, Utah, inmigró de El Salvador. Ella expresó su indignación por la brutalidad de las políticas de la administración Trump: “No estamos de acuerdo con lo que sucedió. Las familias tienen que estar juntas. Deben darse cuenta de que las personas que vienen aquí vienen por una razón específica: si solicitan asilo, es porque lo necesitan. Si esta es la tierra de las oportunidades y la gente está buscando eso, ¿por qué los están tratando de esta manera?

“Solicité asilo político hace 28 años. Me llevó un largo proceso, pero lo obtuve. Soy ciudadana y estoy completamente en desacuerdo con la forma en que este gobierno está gestionando todo. Trump es como un Hitler. Sus ideas son como las ideas nazis. Lo que está haciendo con los niños ahora mismo es lo que hicieron en Alemania hace mucho tiempo”.

El WSWS también habló con Kimberly, la nieta de Judith, quien se emocionó al hablar: “Creo que está muy mal. Vengo de una familia de inmigrantes. Mi abuela estaba huyendo de la guerra y no quería que yo me criara allí. Querían llevar una vida mejor que la que tenían, hacer que sus hijos tengan una vida mejor que la que ellos tenían.

“No creo que deba haber fronteras, porque la gente se mueve por tierras; es nuestra naturaleza, nos movemos, buscamos algo mejor, nos movemos hacia donde nos sentimos más seguros, no solo porque queremos ir allí, no, estamos buscando algo mejor”.

El WSWS también habló con Dani Abbot, un estudiante de Provo, Utah, que dijo: “Mi padre inmigró de México cuando tenía 16 años. Era legal, pero el proceso para convertirse en ciudadano era imposible —lo consiguió 16 años más tarde. Estas personas que huyen de estas situaciones horribles —¿por qué no pueden venir a este país? Es lamentable que les hayamos dado la espalda —que nuestro presidente les haya dado la espalda, porque no creo que estas personas de aquí lo hayan hecho.

“Cuando Obama lo hizo, estaba mal, cuando Clinton lo hizo, estaba mal, y cuando cualquier presidente antes que ellos lo hizo, estaba equivocado, y ahora estamos despertando y dándonos cuenta de que esto no es bueno. Como una persona de clase trabajadora, nunca estaré donde mis padres estaban. Pero no sé dónde estoy parado, creo que necesito que me eduquen más”.

Ariel, de Salt Lake City, expresó su enojo por la situación política: “Lo que está sucediendo es atroz. Las personas no merecen ser tratadas de la manera en que nuestro país ha tratado históricamente a las personas que explotan y oprimen. Nunca estuvo bien hacer pasantías, nunca estuvo bien tratar a las personas como menos que a los humanos. Cada vez que tiene un grupo que restringe los derechos de los pueblos —la libertad de expresión, la libertad de movimiento— es innatamente fascista. ¿Y viendo campamentos? Volvemos a lo que les hicimos a las personas de origen japonés, volvemos a lo que la gente estaba haciendo en Alemania, les hicimos eso a los nativos americanos. Es fascismo”.

Alec, de Salt Lake City, sostenía un letrero que decía “Abolir las fronteras”. Dijo: “Creo que la libre circulación de las personas es un derecho humano básico en contra del cual, lamentablemente, luchan muchos gobiernos. Escribí ‘Abolir las fronteras’ en mi cartel porque creo que al definir naciones, al definir fronteras, creamos nacionalismo y racismo. Sé que se considera una idea más radical, pero si vamos a cambiar radicalmente estos valores terriblemente arraigados, entonces llegar a la raíz del problema es un paso poderoso. Las personas de todo el mundo desean moverse libremente y moverse con seguridad y unirse, no dividirse por las líneas imaginarias dibujadas sobre el terreno que las naciones han creado. El capitalismo ha impulsado los movimientos fascistas, los movimientos nacionalistas, hay dinero detrás de eso”.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de julio de 2018)