Académicos protestan por el papel de Google en los asesinatos con drones

por Andre Damon
19 mayo 2018

Tres prominentes expertos en tecnología publicaron una carta abierta el lunes, que ahora ha recibido más de 900 firmas, condenando la colaboración de Google con el programa ilegal de “asesinatos selectivos” del Pentágono.

Los académicos publicaron su carta en apoyo de más de 3.100 empleados de Google que emitieron su propia carta abierta el mes pasado protestando por la participación de la compañía en un programa del Pentágono llamado Project Maven, diseñado para aprovechar el poder de la inteligencia artificial para analizar imágenes recogidas por drones militares estadounidenses.

Un dron segador

El punto de partida de la carta, dijo Lucy Suchman, profesora de antropología de la ciencia y la tecnología en el Departamento de Sociología de la Universidad de Lancaster y una de las coautoras de la declaración, es la ilegalidad esencial del programa de asesinatos selectivos del gobierno de EUA.

El programa de asesinatos de aviones no tripulados de Estados Unidos se basa en “asesinatos extrajudiciales que no son responsables ante las leyes estadounidenses ni las internacionales”, dijo Suchman al World Socialist Web Site el jueves.

“Está claro que las personas asesinadas a través de este programa son objeto de evaluaciones por perfiles y culpabilidad por asociación”. Señaló que, según un estudio de la Oficina de Periodismo de Investigación, solo el 1,6 por ciento de los muertos en ataques con drones en Pakistán entre 2001 y 2013 fueron específicamente identificados individualmente.

Lucy Suchman

“Esta es una ejecución sumaria de personas que no han recibido ningún debido proceso legal”, dijo la doctora Suchman. “Esto no está en zonas de combate, esto es en los hogares y comunidades de las personas”.

En áreas afectadas por ataques con aviones no tripulados estadounidenses, dijo, la gente está viviendo “en un estado de amenaza constante de muerte desde el cielo”.

Los investigadores aclararon que las afirmaciones de Google de que su asociación con el Pentágono no era de naturaleza violenta son muy cuestionables.

“Está claro que el Pentágono pretende construir el Proyecto Maven para drones armados, y su funcionalidad no necesita mucho ajuste para convertirse en un sistema de reconocimiento de objetivos, llevado a cabo por un dron armado, que podría funcionar sin un control humano significativo”, dijo Peter Asaro, profesor asociado de la Escuela de Estudios de Medios en The New School y coautor de la carta.

Los autores de la carta le dijeron al World Socialist Web Site que redactaron su carta en respuesta a una solicitud de un empleado de tecnología para obtener apoyo dentro de la comunidad académica.

Peter Asaro

“Fueron los trabajadores de Google quienes realmente inspiraron a mis coautores y a mí a escribir esta carta”, dijo el Dr. Asaro. “Pensamos que los investigadores de TI y los académicos realmente podrían agregar su voz a este problema. Los trabajadores de TI a menudo no se organizan en contra de sus empleadores de esta manera, así que nos dimos cuenta de que era un problema que realmente conmovió mucho”, agregó.

“Esta declaración deja en claro que apoyamos a los miles de trabajadores que se han arriesgado a firmar esa carta” por los empleados de Google, dijo Lilly Irani, profesora asistente de la Universidad de California en San Diego y una de las autoras de la carta.

“Google recopila datos sobre una base global de usuarios, incluidas personas en Medio Oriente”, dijo la doctora Irani, y luego “alinea ese poder con el ejército de una sola nación. Estas empresas masivas que median y siguen nuestra vida cotidiana no son responsables ante el proceso democrático”.

“Google tiene una base de usuarios que es internacional, y tiene una responsabilidad con la comunidad global de sus usuarios”, agregó la doctora Suchman. Son “los custodios de los datos de miles de millones de personas. Necesitamos llamarlos para que respondan por esa responsabilidad”.

Suchman enfatizó que, si bien la administración de Google ha intentado integrarse en el aparato de inteligencia militar, muchos de sus empleados siguen comprometidos con la defensa de la libertad de expresión, el Internet abierto y la oposición a la guerra. “La administración de Google está intentando desligarse de este compromiso que tienen muchos de sus empleados, y sus empleados con razón los han llamado para que respondan al respecto”, dijo la doctora Suchman.

A principios de esta semana, Gizmodo informó que más de una docena de empleados de Google han renunciado a causa de la conexión de la compañía con el Pentágono.

La carta abierta escrita por Irani, Suchman y Asaro señala que “Google siempre ha buscado organizar y mejorar la utilidad de la información del mundo. Además de buscar páginas web relevantes en Internet, Google se ha hecho responsable de compilar nuestro correo electrónico, videos, calendarios y fotografías, y guiarnos a destinos físicos. Al igual que muchas otras empresas de tecnología digital, Google ha recopilado grandes cantidades de datos sobre los comportamientos, las actividades y los intereses de sus usuarios”.

La carta concluye: “También estamos profundamente preocupados por la posible integración de los datos de Google en la vida cotidiana de las personas con los datos de la vigilancia militar, y su aplicación combinada a los asesinatos selectivos. Google se ha metido en el trabajo militar sin someterse a debate público o deliberación, ya sea a nivel nacional como internacional. Si bien Google regularmente decide el futuro de la tecnología sin un compromiso público democrático, su ingreso en las tecnologías militares hace que los problemas del control privado de la infraestructura de la información se conviertan en un gran alivio”.

Lilly Irani

La doctora Irani, que apoyó la carta abierta del World Socialist Web Site oponiéndose a la censura de Internet de Google, dijo que el tema de la integración de Google en el aparato de inteligencia militar estaba estrechamente relacionado con el papel de la compañía en “silenciar a la oposición política a través de su política de ‘calidad de búsqueda’”.

El año pasado, Google, bajo la presión de las principales agencias de inteligencia de los EUA, implementó un cambio en su algoritmo de búsqueda que redujo el tráfico de búsqueda a sitios web izquierdistas, antiguerra y progresistas en casi un 50 por ciento y al World Socialist Web Site en un 75 por ciento.

La carta abierta del WSWS a Google —que nunca fue respondida— plantea la pregunta: “¿Google está coordinando su programa de censura con el gobierno estadounidense o secciones de su aparato militar y de inteligencia?” La participación de Google en el programa de asesinatos de aviones no tripulados deja claro que su apoyo al ejército estadounidense y su censura de los sitios de izquierda son dos caras del mismo proceso.

“Apoyo mucho la lucha contra la censura de Internet”, dijo la doctora Irani. “Para la persona promedio, la censura de Internet es invisible: ni te enteras a menos que eliminen tu canal favorito de YouTube”, dijo, citando la necesidad de aumentar la conciencia pública sobre el tema.

Ella también vinculó la creciente disposición de los trabajadores de la tecnología a hablar en contra de la censura y el militarismo ante las crecientes luchas de la clase trabajadora, incluidos los educadores que están involucrados en una ola de huelgas en todo el país. “Al menos para una sección de los trabajadores de la tecnología, la condición de la clase trabajadora más amplia es de gran importancia”, dijo.

El WSWS insta a todos los trabajadores de Google y a todos aquellos que se oponen a la integración de la compañía en el aparato de inteligencia militar a apoyar la lucha contra la censura del Internet. Regístrate aquí.

(Publicado originalmente en inglés el 18 de mayo de 2018)