Es la época más agotadora del año: los trabajadores de Amazon y de UPS denuncian condiciones de vacaciones agotadoras

por nuestros reporteros
3 enero 2018

La Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon (IAWV) habló esta semana con trabajadores de mensajerías y almacenes en las ubicaciones de Amazon y UPS en Estados Unidos en medio de informes de muertes en ambas compañías. Los trabajadores de Amazon, UPS, FedEx, el Servicio Postal de los EUA y otras compañías de logística y reparto han estado bajo una inmensa presión para satisfacer la mayor demanda durante las vacaciones de Navidad.

El mal tiempo y los problemas de infraestructura crearon demoras en Atlanta, Memphis y otras ciudades, lo que aumentó la presión sobre los trabajadores para que cumplieran los plazos de entrega prometidos. Los trabajadores describen una atmósfera caótica y a menudo peligrosa en los almacenes de todo el país.

The Wall Street Journal informó en vísperas de Navidad de que, además de sus habituales “equipos listos” de oficinistas que se ofrecen voluntariamente para manejar paquetes por temporada, UPS también había retirado a sus contadores, vendedores y otro personal de oficina para hacer entregas con algunos sus vehículos personales.

Según informes, UPS ha contratado a 95.000 trabajadores estacionales este año. FedEx contrató alrededor de 50.000 y Amazon 120.000.

A principios de diciembre, UPS anunció un cambio a los horarios de los conductores del horario de manejo comercial del Departamento de Transporte Federal de 60 horas trabajadas en una semana laboral de siete días, a 70 horas dentro de ocho días, antes de que un conductor pueda tomarse 34 horas ininterrumpidas. Esto indudablemente resulta en trabajadores fatigados en las carreteras, manejando bajo condiciones peligrosas de nieve y hielo.

Dos trabajadores de Amazon en Sacramento hablaron con la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazonbajo condición de anonimato. Los trabajadores de esta planta, donde un trabajador recientemente se puso enfermo en el trabajo y murió al otro día, presentaron una demanda colectiva el mes pasado contra la empresa por violaciones de las condiciones legales de trabajo, y se quejan de poco o nada de tiempo para sentarse, comer, o ir al baño.

Las nuevas instalaciones de Amazon en Sacramento, California

Un trabajador dijo: “La temporada alta ha sido mala. Hemos tenido algunos turnos de 12 horas. Solo obtienes un almuerzo de 30 minutos. El departamento donde trabajo no está realmente limpio. Hay mucho polvo, así que durante todo el turno estás inhalando todo este material de partículas”.

“Te cronometran durante todo el turno. Quieren que tire, empaquete y envíe un paquete en 44 segundos. A veces tienes muchos objetos, así que tú mismo te metes prisa”.

Otro trabajador explicó: “Los descansos no son lo suficientemente largos, y durante la temporada alta necesitan ser más largos, especialmente si estás trabajando más de 10 horas. De esa forma no estresa el cuerpo. La forma en que funciona es sincronizar en tu estación, luego comenzar a caminar hacia la sala de descanso, y te cuentan el tiempo de caminata como parte de tu descanso. Depende de dónde te encuentres en el edificio, pero es bastante grande, por lo que generalmente te toma de 5 a 7 minutos llegar a la sala de descanso más cercana. Diez minutos no es suficiente tiempo para ir a la sala de descanso y volver. Hay una sala de estar junto al baño, así que, por lo general, solo me siento allí”.

Maria, una trabajadora de 46 años de edad de un centro de distribución en Newark, California, también habló con la IAWV.

“Es un trabajo muy duro por un salario muy bajo. Esperan resultados de ti y te recordarán o comprobarán tu tasa de escaneo. Tienen estándares y tienes que cumplirlos, punto. Intentan asegurarse de que hagas eso”.

Maria

“Realmente tienes que cuidar todos los detalles, porque es fácil lastimarte. Ya me he tropezado varias veces mientras trabajaba en pallets. A veces te sientes apretada y hay mucha gente. No hay espacio personal en absoluto. Cuando te das la vuelta, a menudo hay una persona detrás de ti. Hacen muchas nuevas contrataciones”.

“Tienes la opción de no hacer horas extra voluntarias (VET), pero por supuesto la gente las hará, incluyéndome a mí, porque las horas [habituales] son chungas y la paga no es buena. Es todo un Catch-22. Estoy segura de que lo saben y la gente va a intentar pasar tantas horas como pueda. Es dificil”.

“Son muy estrictos con sus horas, y cuánto puede y no puedes obtener. Puedes ser penalizado si no sigues sus estrictas pautas de horario. Tienen toda esta terminología, y creo que está ahí para confundir a la gente”.

Cuando le preguntaron sus pensamientos sobre el CEO de Amazon, Jeff Bezos, nombrado por Forbes la persona más rica del mundo, con un valor de $100 mil millones, dijo: “Nunca he escuchado que alguien haya hecho una cantidad tan exorbitante de dinero en mi vida. Decir que este chico vale eso. Es casi fantasía, es casi repugnante. Nuestras condiciones de trabajo, horas y paga podrían ser mucho mejores. No hay razón para que tenga que ser así. Movemos la economía, si no fuera por nosotros no tendría tanto dinero él”.

“Lo que me fastidia es que te molestan con el movimiento y la velocidad de escaneo. No soy robótico, algunos días me fatigo, algunos días son impredecibles”.

La IAWV le preguntó a María si puede mantenerse a sí misma y a su familia de lo que gana en Amazon: “No, en absoluto. Iba a la escuela, y eso se terminó, así que conseguí este trabajo para ganar algo de dinero. Pero las horas no están allí y la paga no está allí. No hay nada allí. Me doy cuenta de que este es un trabajo sin futuro”.

“Mucha gente no puede vivir ni mantenerse a sí misma en el Área de la Bahía [San Francisco-Oakland] sin un compañero de piso, sin otro ser querido. Es muy difícil pagar el alquiler, es muy difícil pagar la comida. Tengo dos hijos, mi hijo se ha hecho mayor y mi hija tiene 10 años, y es muy difícil”.

“Ya no hay clase media, eres rico o eres pobre. Y me considero, junto con mucha gente, parte de los trabajadores pobres. A las personas no se les paga lo suficiente, no obtienen suficientes horas de trabajo, no obtienen los beneficios suficientes para poder sostener algo realmente. Ya no existe ese término medio”.

Newark está en el extremo sur del Área de la Bahía de San Francisco, en California. En la región, la desigualdad de la riqueza también ha adquirido proporciones grotescas. Las compañías de tecnología de software, seguros y logística como Google, Oracle, Logitech, Hewlett Packard, Cisco, Kaiser Permanente y UPS se encuentran entre los principales empleadores. Ejecutivos y profesionales de la industria de la tecnología altamente remunerados comparten una ciudad con millones de trabajadores pobres y de ingresos medios, así como más de 4500 personas sin hogar, cuyos sacos de dormir y tiendas se alinean en las mismas calles donde se pueden encontrar cajeros automáticos que dispensan criptomonedas. Hay una escasez extrema de viviendas, y los precios de las viviendas y los alquileres se han disparado. A partir de este año, el precio promedio de la vivienda en el Área de la Bahía se estima en $895.000.

Amazon alquila espacio de almacenamiento para sus diversos servicios de entrega, y los hambrientos y las personas sin hogar dependen de los residuos de su servicio de entrega de comestibles de para la subsistencia. Guardian informó sobre la muerte hace un año de Frank Ryan, un hombre sin hogar de unos 50 años, que fue descubierto muerto en uno de los basureros por otro hombre que hurgaba buscando qué comer. En los últimos días, Amazon anunció que abriría un refugio para personas sin hogar en un lugar de Seattle.

Thor, un trabajador de UPS del área de Minneapolis, habló con el WSWS a principios de esta semana sobre la falta de descansos y peligros de lesiones en el trabajo.

Thor

Dijo: “Definitivamente hay aceleraciones. Ayer mismo trabajé un turno completo de 8 horas y solo obtuve un descanso de diez minutos, pero así es como suele ser”.

Agregó: “Siempre escuchas acerca de un tipo que se rompió la mano o la cabeza, pero la empresa no informa sobre ello. Además de eso, [los trabajadores] nunca quieren informarlo ellos mismos, porque si lo hacen, simplemente los envían a casa y pierden el resto de su paga del día”.

Amazon ha construido sus centros de distribución y ha expandido su fuerza de trabajo en áreas afectadas por la desindustrialización y la recesión, exigiendo una flexibilidad de programación máxima e imponiendo horas extra obligatorias a sus trabajadores de mensajería.

Joe, un ex maquinista y trabajador del centro de distribución de Amazon en el sur de Wisconsin, habló con el WSWS sobre las condiciones en la planta y cómo Amazon se ha aprovechado de las condiciones parecidas a la Gran Depresión en el sureste de Wisconsin para mantener una fuerza de trabajo barata y dócil.

Instalaciones de Amazon en Kenosha, Wisconsin

Hablando de un día normal, dijo: “Al final, todos están agotados. La mayoría de los trabajadores a tiempo completo trabajan 60 horas a la semana y horas extra obligatorias. Hay muchas horas extra, eso es bueno para este trabajo. Pero es realmente agotador y te aleja de tu familia. Trabajando 11 horas al día, cuando tienes tu primer día libre, duermes porque estás muy cansado”.

“No hay mucha gente feliz aquí. La mayoría de las personas están haciendo una transición a algo mejor, esperando su año escolar para poder ir a la escuela, y luego están fuera de aquí. Hay algunas personas que quieren ascender pero, como todos los trabajos que tienen aquí, hay camarillas, por lo que eligen y escogen [a quien puede avanzar]”.

Refiriéndose a los salarios de décadas anteriores, recordó: “Cuando era pequeño, mi hermano abandonó la escuela y pudo encontrar un trabajo en el que le pagaban $28 por hora. Ahora, con todas las fábricas yéndose, lo mismo sucedió en Kenosha, han logrado recuperarse un poco a lo largo de los años”.

“Con el cierre de la planta de Chrysler, las cosas se pusieron realmente mal”. Por eso tenemos tanta gente de todas partes, desde Chicago hasta Milwaukee. En todas partes en el medio. Todo el mundo trabaja horas extra para poder cuidar de sus familias. De lo contrario, si tuvieran algo mejor que hacer o adonde ir, lo harían”.

Kenosha, ahora una ciudad de aproximadamente 100.000 habitantes, antes empleaba a decenas de miles de trabajadores de la industria automotriz. Amazon es ahora su mayor empleador, con 3000 trabajadores. A principios de este año, el presidente Donald Trump organizó Snap-On Tools, un fabricante local, para proponer su reaccionaria política de “compre estadounidense, contrate estadounidenses”. Las pérdidas de empleos y los recortes en los servicios en la región han sido tan profundos, que los salarios ahora son lo suficientemente bajos como para atraer a Foxconn de Taiwán, el mayor contratista de fabricación de tecnología en el mundo. Foxconn construirá una fábrica de 20 millones de pies cuadrados en el sureste de Wisconsin que, según la compañía, puede emplear hasta 13.000 trabajadores. Las luchas navideñas de cientos de miles de trabajadores de logística y transporte se están convirtiendo cada vez más en la norma.