“Tenemos que asegurarnos que la muerte de Jacoby Hennings no haya sido en vano”

Trabajadores denuncian epidemia de suicidios en plantas automotrices de Estados Unidos

por Jerry White
17 noviembre 2017

Tras el aparente suicidio de Jacoby Hennings, de 21 años, en la planta de Woodhaven Stamping en las afueras de Detroit el 20 de octubre, los trabajadores del sector automotriz de todo el país han denunciado la confabulación entre el sindicato automotriz United Auto Workers (UAW) y la patronal y las opresivas condiciones en las fábricas de automóviles, las cuales han literalmente empujado a los trabajadores a quitarse la vida.

Vario trabajadores se han puesto en contacto con el Boletín de los Trabajadores Automotrices del WSWS para revelar que los suicidios son trágicamente frecuentes en sus fábricas. Un trabajador de la fábrica de Jeeps de Fiat Chrysler en Toledo, Ohio, informó que cinco trabajadores de su planta se habían suicidado en los últimos tres años, incluyendo tres a empleados temporales y de tiempo parcial, conocidos como TPTs, por sus siglas en inglés.

Un trabajador de la planta de ensamblaje de Ford en Chicago reportó que cuatro trabajadores en su fábrica se habían suicidado en solo este año. Otros TPTs que han escrito al Boletín han dicho que han contemplado el suicidio después de habérseles negado durante años el estatus de tiempo completo, o después de un encuentro abusivo con la gerencia o el UAW.

Aunque todavía se deben recopilar cifras exactas de la industria automotriz, los trabajadores de producción y de fábricas tiene la cuarta tasa de suicidios más alta entre las 20 ocupaciones más comunes d Estados Unidos, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) con 35 muertes por cada 100,000 trabajadores.

Solamente los agricultores, pescadores, leñadores y otros en silvicultura o agricultura (85 por 100,000), carpinteros, mineros, electricistas, comerciantes de la construcción (53) y mecánicos y aquellos que realizan instalaciones, mantenimiento y reparación (48), tienen una tasa de suicidio más alta.

En general, el CDC informa que las tasas de suicidio han aumentado de forma impactante, 21 por ciento entre el 2000 y el 2012.

Este aumento coincide con el empeoramiento de la crisis social, el aumento de empleos de tiempo parcial y otras formas precarias de trabajo en la llamada “Gig economy” —en la cual predominan los puestos temporales— y el completo abandono de cualquier semblanza de oposición de los sindicatos a la ofensiva corporativa contra los empleos de los trabajadores, sus niveles de vida y condiciones de trabajo.

Lejos de proporcionarles a los trabajadores una voz colectiva y medios para oponerse a los despidos arbitrarios y al empeoramiento de sus condiciones, sindicatos como el UAW se han convertido en los principales responsables de la dictadura corporativa sobre la clase trabajadora. Lejos de unir a los trabajadores, el UAW trabaja incansablemente para socavar la solidaridad de clase, enfrentar a los trabajadores unos contra otros y ofrecerlos como materia prima para la explotación.

Durante los ocho años de la Administración Obama, los sindicatos casi abandonaron las huelgas, que cayeron a niveles históricamente bajos, allanando el camino para la mayor transferencia de riqueza de los pobres a los ricos en la historia estadounidense. Todo el crecimiento de los puestos de trabajo en la última década se debe a la proliferación de trabajos de tiempo parcial, temporales y por contratos esporádicos.

Esto se evidencia de la forma más clara en la industria automotriz, la cual, debido a las luchas previas de los trabajadores automotrices, una vez estableció el estándar para la protección de los puestos de trabajo y de los llamados salarios de clase media.

Desde la reestructuración de General Motors y Chrysler por sus quiebras en el 2009, los costos laborales se han reducido drásticamente como resultado de los acuerdos respaldados por el UAW que expulsaron a los trabajadores más viejos y mejor pagados y los reemplazaron con miles de trabajadores mal pagados de segundo y de tercer nivel. Debido principalmente al aumento en la cantidad de trabajadores temporales permitidos que se impuso en el contrato del UAW en el 2015, los costos de la mano de obra por vehículo en realidad se han reducido en la General Motors, mientras que en Ford han permanecido al mismo costo para cada tarea realizada u hora trabajada.

Aunque los trabajadores temporales y de tiempo parcial pagan las cuotas sindicales, no cuentan con empleos seguros, pudiendo ser despedidos sin apelaciones por llegar tarde o perder un día de trabajo. Hennings era un TPT en la planta de estampados de Ford en Woodhaven mientras mantenía un segundo trabajo temporal en la planta de ensamblaje de Fiat Chrysler en Warren Truck, a 60 kilómetros de distancia. Sus compañeros de trabajo dijeron que era muy buen trabajador y que quería obtener un puesto de tiempo completo, pero a menudo parecía exhausto. También según los informes, estaba preocupado de que pudiera perder su trabajo cuando la producción de la camioneta Dodge Ram fuere terminada de Warren Truck el año entrante.

Si bien los detalles exactos no son del todo conocidos, en la mañana del 20 de octubre, un supervisor le dijo a Hennings , después de llegar tarde, que fuera a la oficina del UAW en la planta de Woodhaven. Luego de una hora en la oficina del sindicato, donde aparentemente no se atendieron sus inquietudes, el joven trabajador sacó una pistola para amenazar a los dirigentes sindicales. Luego, dice la policía, Hennings se pegó un tiro cuando fue confrontado por la policía.

Con excepción de una declaración superficial el día del incidente, el UAW no ha emitido ninguna otra explicación del trágico incidente. Un informe de la policía obtenido por el WSWS a través de una solicitud de Libertad de Información no incluye declaraciones de los tres oficiales del Local 387 del UAW que estuvieron con Hennings esa mañana. El médico forense del condado de Wayne todavía no ha publicado el informe de la autopsia.

El Boletín de los Trabajadores Automotrices insta a los trabajadores a formar comités de base para unirse y exigir la verdad sobre esta tragedia, y para defenderse colectivamente contra los abusos de los patrones automotrices y sus secuaces de la UAW. Dichos comités deben abordar los agravios y preocupaciones de todos los trabajadores y revivir el principio de que una lesión a uno es una lesión para todos y adoptar los métodos de lucha de clases para abolir el sistema de dos niveles, exigir la contratación de todos los TPT como empleados de tiempo completo y restaurar todas las concesiones respaldadas por el UAW.

Un trabajador de Fiat Chrysler con más de dos décadas en la planta le dijo al Boletín de los Trabajadores Automotrices, “He visto cosas que le pasan a los TPT pero temo ayudarlos debido a las represalias. Me alegra que el Boletín esté abordando este tema. Es muy desafortunado que este joven haya tenido que morir y esto haya tenido lugar. Me preocupa mucho cómo se trata a los trabajadores de segundo y tercer nivel.

“He visto la interacción entre el sindicato y la patronal y se están haciendo muchas cosas a puertas cerradas. Ha habido momentos en que los empleados han hablado y han recibido represalias en su contra, y ni siquiera los hemos vuelto a ver. Quiero pelear. El tratamiento de los TPTs es deplorable. A veces las personas piensan que a los trabajadores mayores no les importa porque tenemos nuestra jubilación asegurada, nuestras posiciones y nuestra antigüedad, pero eso no es cierto. Cuando entramos, fueron los viejos quienes se ya se han ido todos, los que nos advirtieron y trataron de educarnos sobre lo que sucedería cuando ellos ya no estuvieran, y ahora tenemos que hacer lo mismo con la generación más joven.

“Es difícil educar a los TPT y a los nuevos empleados porque temes las represalias. Pero necesitamos unidad y mucha gente que se una para asegurarnos que el fallecimiento de este joven no haya sido en vano. Hay muchos de nosotros aquí dispuestos a presentarnos, pero no podemos hacerlo como individuos porque tenemos familias para alimentar. Necesitamos al Boletín de los Trabajadores Automotrices de WSWS para educarnos sobre cómo unificarnos y luchar para hacerlo mejor”.

“Tenemos que hacer esto por Jacoby, por futuros TPTs, para poder reducir esta tasa de suicidios, y definitivamente lograr un cambio”, agregó otro trabajador.

Un trabajador de la planta de Jeeps de Fiat Chrysler en Toledo, donde trabajan más de 1200 TPTs, dijo al Boletín: “Los supervisores y los delegados sindicales presionan e intimidan a los TPTs. Si un TPT tiene un problema en la línea, le dicen ‘estás aquí para hacer lo que te dicen o puedes irte.’ Lo escuchas todos los días, le dicen al TPT que no tiene derechos y si no le gusta puede irse.

“Los TPTs pagan las cuotas sindicales y son miembros del sindicato, pero no son tratados de esa manera. Un TPT sintió que lo que le habían dicho que hiciera era inseguro. El líder del equipo y el representante sindical le dijeron al TPT que era mejor que lo hiciera o que perdería su trabajo. Ese trabajador estaba pagando por sus hijos para ir a la escuela y sintió que no tenía otra opción.

“Con las vacaciones acercándose, la compañía está contratando a 50 TPTs cada semana hasta el final del año. Eso le da a la gerencia más poder para decirles a estos trabajadores: 'Haz lo que te dicen o tendremos muchos trabajadores dispuestos a tomar tu empleo'.

“Todos estamos bajo estrés para pagar nuestras cuentas. En la planta de Jeeps, tienen cientos de trabajadores de Detroit que fueron contratados en lo que la mayoría de la gente cree que fue un plan de sobornos a favor del exvicepresidente del UAW, General Holiefield. Muchos de estos trabajadores recibían asistencia social y eran demasiado pobres para tener un automóvil que les permitiera ir a trabajar. Hay un servicio llamado 'V-Ride' que conduce a unos 700 trabajadores en furgonetas desde Detroit hasta la planta de Toledo todos los días. Además del estrés de trabajar aquí, y la pobreza que enfrentan muchos de estos trabajadores, tienen que viajar durante una hora y media para ir a trabajar todos los días.

Si un TPT está a media hora del trabajo o está a punto de llegar, la empresa puede llamarlos y decirles que no son necesarios para el día y que no se les pagará. Si ya han pisado la planta cuando reciben una llamada, se supone que deben les deben pagar cuatro horas. Hay problemas con el nuevo envío de Jeeps y echaron a una gran cantidad de los TPTs por el turno. Una trabajadora dijo que perdió $50 ese día después de pagar por la gasolina y por una niñera.

“Intentan atraparte antes de que cruces las puertas, y si eso pasa, esperan que te enojes y te vayas en lugar de quedarte. Muchos TPTs no saben que la compañía tiene que pagarles durante cuatro horas si permanecen allí durante cuatro horas. Algunos simplemente se cansan de esperar y se van, pero otros esperan o intentan encontrar un lugar para dormir. Si los encuentran durmiendo, pueden ser despedidos.

“Acabamos de tener un TPT despedido por estar enfermo durante tres días. Es mejor estar enfermo por cinco días y esperar que Recursos Humanos lo disculpe con una nota del médico. Si está fuera tres días, tiene que confiar en un supervisor que tiene el poder de aceptar o rechazar una nota del médico. Tuvimos TPTs que quedaban embarazadas y tenían que irse para visitas al médico. Si no tienen una buena relación con sus supervisores, las dejan ir. No puedes calificar para la protección amparada por la FMLA (Ley de Ausencia Familiar y Médica) a menos que hayas trabajado por 1250 horas.

“Muchas veces, la empresa calculará erróneamente las horas que se trabajó o marcará a un TPT tarde, aunque hayan llegado a tiempo. Pueden llamar al trabajo para reemplazar a alguien que se fue temprano a casa. Eso podría significar que llega un TPT, digamos a las 7:30 o más tarde en la mañana, en lugar de la hora de inicio habitual del turno. Se les podría hacer un ‘caso disciplinario’ por llegar tarde a pesar de que llegaron a tiempo. No sé cuál es la política de Ford, pero deberíamos ver si eso fue lo que le sucedió a Jacoby. Después de tres ‘casos disciplinarios’, que incluyen retrasos o ausencias, quedas despedido”.